24 de marzo 2020 | 5:00 am

En el último trimestre del 2019, Fibra Uno (FUNO) incluyó en su reporte la adquisición del portafolio ‘TITÁN’, compuesto por 74 propiedades industriales dedicadas principalmente a la manufactura ligera, con dichas propiedades se modifica la proporción de los segmentos de negocio de la fibra, lo cual puede resultar benéfico para la fibra durante el periodo de contingencia por COVID-19 .

La transacción fue por 822 millones de dólares, una de las más grandes del 2019, para la cual utilizaron recursos de los bonos emitidos en junio de ese año, así como una línea de crédito no garantizada por 500 millones de dólares con sus principales bancos.

Las ventajas del portafolio

Entre las ventajas señaladas por André El-Mann, CEO de la Fibra, destaca el incremento para generar ingresos en dólares. “Actualmente estamos generando un 60% más de dólares que lo que gastamos en la misma moneda” dijo en una carta a inversionistas.

“En segundo lugar, esta transacción está en sintonía con nuestra base de inversionistas que ve el negocio desde un punto de vista puramente financiero, ya que ésta transacción media de manera positiva nuestro costo de financiamiento con el ingreso generado por el portafolio” destaca el documento.

Mientras que la tercera razón es que están cada vez más cerca de la distribución objetivo del portafolio, que es 40% industrial, 40% comercial y 20% oficinas.

Con la adquisición, los ingresos del segmento industrial pasaron del 24.3% en el tercer trimestre del año a representar el 29% al cuarto trimestre de 2019.

Sin embargo no solo incrementaron lo ingresos. Con la incorporación de ‘TITÁN’ el área rentable bruta del segmento industrial ya representa el 53% del total de la Fibra, seguido por comercial con 27%, oficinas 13% y el 7% restante en otros segmentos, de acuerdo con un análisis de Ve por Más. 

 Los ingresos de las propiedades crecieron 12.1% año contra año. Lo anterior reflejó la adquisición del portafolio Titán, el cual consiste en propiedades orientadas a la manufactura ligera. Con lo anterior, el área bruta rentable incrementó 17.6%. Asimismo, los ingresos reflejaron el aumento en renta promedio, lo que permitió contrarrestar una ligera reducción en ocupación , indica el análisis de Ve por Más . 

El incremento en el segmento industrial también estuvo motivado por la aprobación del Tratado comercial México Estados Unidos-Canadá (T-MEC).

Al presentar los resultados del año, FUNO hizo mención al tema del brote de COVID-19, aunque mencionó que no se sabía con certeza de qué manera impactaría en México. Hasta el momento, la Fibra no ha emitido información sobre medidas al respecto.

“Podría ser, aunque estamos en el terreno de la especulación, pero mi idea es que están negociando con los inquilinos del sector comercial y oficinas que podrían ser la principal preocupación” comentó Armando Rodriguez director general de análisis en Signum Research.

El segmento industrial es por ahora el más “defensivo”, opina el analista, pues “es muy costoso para los inquilinos detener las operaciones si bien pudiera haber cambios en los turnos detener por completo puede llegar a ser muy costoso para las empresas en el rubro industrial; eso aunado a la dolarización de las operaciones lo hace ser un sector defensivo” dijo Armando Rodriguez.