fbpx

1 de junio 2019 | 5:00 am

La decisión de las grandes empresas sobre dónde establecer sus oficinas impactan en el mercado de bienes raíces incluso antes de que abran sus puertas y Arlington, al norte de Virginia, es el ejemplo más reciente.

Amazon establecerá su segunda matriz en este lugar, lo que provocó una reacción en el mercado de vivienda, pues tanto compradores como vendedores luchan para cerrar contratos, para adelantarse al esperado aumento en la demanda, y el efecto en los precios ya comienza a sentirse.

No es la primera vez que la empresa de Jeff Bezos provoca esto. En Seattle -hogar principal de la compañía- los precios de las viviendas se duplicaron en los últimos seis años.

El traslado de Amazon -que en su primera etapa llevará a 25,000 empleados a Arlington- se da mientras se acusa a las gigantes tecnológicas de fomentar la desigualdad y centralización en las grandes ciudades del país.

De acuerdo con un  nuevo informe de Redfin citado por Axios, los precios de las casas en Arlington subieron casi 18% en abril, respecto al mismo mes del año previo. Eso supera con creces el cambio de precio en el área metropolitana de Washington DC de 2.7%.

La oferta de viviendas ha disminuido casi 42% en Arlington, y una casa se vende en solo 6 días, en promedio, según datos de Redfin.

“El acceso a la vivienda es una preocupación en las comunidades en todo Estados Unidos, incluido Arlington. Una de las cosas que nos llevó a esta ubicación fue el plan que el Condado y el Commonwealth tienen para abordar este problema”, dijo un portavoz de Amazon en un comunicado.

La compañía afirma que planea crecer lentamente su huella. Frente a esto, el desarrollador del proyecto de Amazon, JBG Smith, lanzó un proyecto el año pasado para promover viviendas accesibles.

Esperanza a largo plazo

Hasta el momento, los actuales propietarios de viviendas se han mantenido en sus casas con la esperanza de poder vender a precios más altos una vez que se expanda el proyecto de Amazon.

Marcia Burgos-Stone, agente de listado de Redfin, dijo que un cliente le envió un correo electrónico justo después de que Amazon anunciara sus planes HQ2 en noviembre y le preguntó si debería aumentar el precio de su casa entre 10,000 y 20,000 dólares.

“Tuve muchos compradores que salieron de la cerca esa semana”, dijo Shaun Murphy, un agente de bienes raíces de Compass, que compró anuncios inmediatamente después del anuncio en un código postal de Arlington. “Ellos habían estado buscando, y sabían que tenían que actuar”.