2 de julio 2020 | 5:42 pm

En el segundo trimestre del año, la caída en demanda de espacios corporativos fue más profunda no solo en los principales corredores del país como CDMX, Monterrey y Guadalajara, también en los mercados emergentes.

La Ciudad de México, que concentra 80% del inventario nacional, registró durante el segundo trimestre una caída del 62% en la demanda de espacios nuevos, en comparación con el mismo periodo de 2019, de acuerdo con el análisis de mercado de Solili.

No solo cayó la demanda, sino que se están desocupando más espacios, pues la tasa de vacancia de los inmuebles incrementó 30% en comparación con el segundo trimestre del 2019.

En el caso de Monterrey, segundo mercado por cantidad de inventario, el sector también se vio afectado por la incertidumbre, pues la demanda presentó una contracción trimestral del 42% anual.

“La situación no se había registrado en al menos los últimos tres años, lo que da razón de los fuertes embates por los que transita el mercado de oficinas en esta ciudad, producto de las reconsideraciones y ajustes de áreas que las empresas deben asumir para garantizar la continuidad de sus operaciones”, indica el reporte de la consultora.

Lee también: Oficinas en México: la nueva normalidad en diseño y tecnología

Guadalajara, el tercer mercado del país en tamaño, es la ciudad que experimentó la mayor contracción de demanda bruta, con una caída de 80% en la comparación anual. La actividad registrada se concentró en los submercados de Plaza del Sol y Providencia, según Solili, mientras que se desocuparon espacios principalmente en Plaza del Sol y Puerta de Hierro.

Tijuana y Puebla, que son mercados emergentes, también registraron contracción en la actividad. En la ciudad fronteriza la demanda bruta cayó 29% en comparación con el primer trimestre del 2020 y Puebla mostró una contracción de 46% en la demanda bruta.

“Este comportamiento está muy ligado al panorama que se vive actualmente, ya que unos de los segmentos inmobiliarios más golpeados a raíz de la pandemia ha sido el de oficinas, en donde los índices de desocupación han superados a los de absorción” indica Solili.