fbpx

29 de noviembre 2018 | 4:35 pm

La Cámara Nacional de la Industrial de Desarrollo y Vivienda, así como la Cámara de la Industria de la Construcción van por un frente en común: defender el subsidio a la vivienda, frente a la falta de claridad del presupuesto que la siguiente administración les asignará.  

En 2018, la Secretaría de Desarrollo Urbano y de Vivienda (Seduvi) colocó 6,800 millones de pesos en subsidio por conducto de la Comisión Nacional de Vivienda, un programa dirigido a las familias que perciben ingresos menores a 2.8 UMA mensuales (6,860.6 pesos) y que buscan adquirir un hogar.

Carlos Medina Rodríguez, director de la Cámara Nacional de la Industria de la Vivienda comentó en entrevista con EL CEO que le preocupa que hasta el momento -por ser año de transición-, no hay claridad de la cantidad de recursos que se destinará a este rubro durante 2019.

En años anteriores, recordó, desde principios de noviembre se conocía el presupuesto.

De acuerdo con Medina Rodríguez, una cantidad de subsidios insuficientes propicia que el tren de colocación de unidades se detenga.  

Hay que recordar que la vivienda que se comercializa se elabora con mucho tiempo de anticipación, por lo menos seis meses. Hoy estamos con un tren de vivienda robusto y todavía no tenemos la certeza de si podrá llegar a estas familias, por la falta de claridad del presupuesto.

Carlos Medina Rodriguez

Los 6,800 millones programados para 2018 se agotaron a finales de octubre, señaló.

También le preocupan los rumores y las noticias sobre recortes en diferentes rubros, por lo que se reunió con diferentes instancias industriales y gubernamentales como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, senadores y diputados, además de los miembros de la futura administración “para conocer en qué va el presupuesto” y defender que se considere el recurso para la colocación de vivienda de menor costo.   

“Hemos escuchado algunas señales de alerta de recortes que nos preocupan. Nosotros defendemos que este programa es prioritario, por el impacto que tiene no solo en la economía sino en las familias”.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción emitió en días pasados un posicionamiento en el mismo sentido: “consideramos que cualquier cambio en el presupuesto del programa de subsidio afectaría de forma directa al tren de vivienda, ya que es un sector que requiere planeación a mediano y largo plazo”.

A su vez, tendría un impacto en la disminución del empleo y en la oportunidad de adquirir una vivienda para las familias de más bajos ingresos, comunicó el organismo. 

Carlos Medina Rodríguez aclaró que el monto que consideran necesario es de alrededor de 12,000 millones de pesos.

“Hay que recordar que hemos tenido históricos de más de 14,000 millones”, puntualizó. 

Subsidio no llegó a quien lo necesita: Bancomer

Según BBVA Bancomer, “los subsidios no se dirigen a los estados que más lo necesitan”. En su reporte de situación inmobiliaria de 2018, el banco destacó que los estados con mayor actividad económica captaron más crédito y subsidio para la vivienda.

Al respecto, el directivo de la Canadevi explicó que eso se debe a que el subsidio se distribuye entre las personas que se encuentran trabajando en el mercado formal, por tal motivo no se ha logrado colocar más subsidio en entidades como Oaxaca o Chiapas, en las que predomina el trabajo informal. 

Nueva política de vivienda, hasta 2020

Posterior a su reunión con el senador Victor Fuentes Solís, presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Vivienda del Senado, Medina Rodríguez comentó que las reuniones con los representantes de la siguiente administración han sido constantes.

Dijo para EL CEO que el acuerdo hasta el momento es que las reglas de operación de vivienda se mantengan sin cambios hasta el 2020.

Además, detalló, se realizarán mesas de trabajo entre las cámaras industriales y organismos de gobierno durante los primeros seis meses de 2019 para desarrollar lo que será la nueva política de vivienda.

Posterior a ese plazo, ya con la nueva política y reglas de operación definidas, el segundo semestre de 2019 será para preparar el terreno a fin de que la nueva normativa se ponga en marcha en 2020.

Hasta el momento, el futuro Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda ha comentado que harán inversiones en planes de mejoramiento urbano, para lo cual planean destinar 10,000 millones de pesos.

A lo largo de la última semana recorrió desarrollos habitacionales desocupados en diferentes ciudades del país y destacó que se ocuparían de ordenar y regular la expansión de las ciudades.