fbpx

31 de diciembre 2018 | 5:00 am

El ordenamiento del transporte público, la inclusión de tecnologías verdes y la mejora de las condiciones laborales en el sector son tres de los principales pendientes de la movilidad en México que se tendrían que atender el próximo año.

Actualmente, en México hay 50 millones de usuarios que realizan un promedio de 130 millones de viajes cada día, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Autoridades de Movilidad (AMAM). Sin embargo, las condiciones actuales del transporte público no garantiza el derecho a la movilidad digna.

“Un mal transporte público afecta nuestro acceso al trabajo, al estudio y genera condiciones de inseguridad para los usuarios”, considera Rufino León Tovar, asesor de la AMAM y exsecretario de Movilidad de Hidalgo.

Las autoridades en la materia de 21 entidades, así como las instituciones privadas World Resources Institute y la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Promotor) han identificado algunos de los problemas que atraviesa el sector, cuya atención se vuelve cada vez más urgente

1. Ordenamiento e infraestructura del transporte público

Entre enero y noviembre de este año, 11,871 personas murieron por accidentes de tránsito, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Esta es la primera causa de muerte entre peatones, niñas, niños y jóvenes.

Rufino León Tovar, quien estuviera también a cargo de la Secretaría de Movilidad capitalina durante la administración de Miguel Ángel Mancera, cataloga estas cifras como “alarmantes”, principalmente porque se trata de muertes que pueden evitarse mediante la implementación de mejores reglas de tránsito y la construcción de infraestructura adecuada.

En México, 30% de los viajes se hacen a pie. Sin embargo, más de la mitad de la infraestructura vial no está diseñada para los peatones ni para usuarios del transporte público, de acuerdo con datos de la AMAM.

“Es necesario aumentar los recursos en infraestructura vial, una que permita el uso eficiente de las calles y fomente tanto el transporte público como otras formas de transporte, además del privado”, dijo León Tovar en entrevista.

Adicionalmente, el experto considera que es necesario trabajar en el ordenamiento y homologación del transporte público. Para ello, se requiere la coordinación de los gobiernos locales y el federal, así como de las operadoras de transporte público, considera.

En el último lustro, los servicios de transporte público han caído 24%, de acuerdo con la AMAM. Esto ocasiona saturación en los servicios, largos tiempos de viaje y “abandono” tanto para los usuarios como para los prestadores de servicio.

“Es necesario invertir en ordenamiento del transporte público y homologarlo. No existen criterios para los precios, ni tampoco un sistema que agilice los servicios”, dice León Tovar.

2. Transporte limpio

El sector de transporte genera 26.2% de las emisiones de gases de efecto invernadero de México. Esta situación vuelve urgente que tanto los gobiernos federales como locales se planteen nuevas medidas y alternativas para volverlo más amigable con el ambiente.

“Hay que voltear a ver el transporte limpio, descarbonizar el transporte debe ser desde ahora una prioridad para el gobierno”, considera León Tovar, quien recuerda que el país ha rezagado la implementación de medidas para alinearse a la agenda climática.

México se comprometió a reducir en 25% sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, meta establecida en los Acuerdos de París.

“Hay que generar incentivos fiscales e invertir en tecnología para hacer el transporte público mucho más limpio. Es una vergüenza ver cómo, muchas veces, los camiones parecen chimeneas”, consideró León Tovar en entrevista.

“Otros países ya lo están haciendo; México tiene que empezar ahora: vamos atrasados pero no es tarde para empezar”, dijo.

3. Trabajo formal

De acuerdo con las cifras de la AMAM, 88% del sector de transporte público opera en la informalidad. Esto implica que no tienen responsabilidades fiscales, laborales ni de inversión para mejorar las unidades.

Actualmente, se estima que 2.5 millones de operadores y conductores no tienen condiciones laborales. Por ello, la AMAM pugna por impulsar una agenda de movilidad que permita a los usuarios tener seguridad laboral.

Por ello, busca que se desarrolle un programa nacional de formación y fortalecimiento de empresas operadoras de transporte público, donde se involucren tanto al gobierno federal como a los estatales y municipales, así como construir un Registro Nacional de Personas Conductoras, que homologue procedimientos y estándares mínimos para el otorgamiento de licencias de conducir.