5 de agosto 2019 | 5:30 pm

Cuando el estudiante chino Aaron Huang, de 23 años, comenzó su búsqueda para reemplazar su iPhone de Apple por un Android en abril de este año, estaba claro qué marca estaba tratando de ganárselo.

Las campañas de publicidad de Huawei y de los minoristas locales que apoyan la marca estaban por todas partes, dijo Huang, y agregó que estaba influenciado por la cobertura de los medios de comunicación nacionales que presentaban al gigante tecnológico chino como un blanco injusto de la guerra comercial de Estados Unidos.

“Sentía que debía elegir a Huawei”, dijo.

El bombardeo publicitario y el patriotismo han demostrado ser una mezcla potente, lo que amplía el gran atractivo de la marca en su mercado nacional, un mercado del que depende cada vez más, a medida que la prohibición de Washington de vender componentes y software estadounidenses machaca la demanda extranjera.

Los envíos de teléfonos inteligentes de Huawei en China aumentaron en el segundo trimestre casi un tercio respecto al mismo periodo del año anterior, con una cuota de mercado que se disparó en 10.6 puntos porcentuales hasta alcanzar un récord del 38%, según la empresa de investigación Canalys. Los envíos de rivales nacionales y de Apple se desplomaron.

Huawei ha elevado su objetivo de ventas en China para su grupo empresarial de consumidores, dijo una fuente de la compañía que no estaba autorizada a hablar sobre el asunto y se negó a ser identificada.

Dentro de Huawei, los empleados se refieren a las estrategias actuales como ‘Modo Batalla’ y la apertura de nuevas tiendas ha aumentado, incluyendo ‘Centros de Experiencia’ al estilo de las tiendas Apple, según otras fuentes de la compañía.

Un centro de experiencia cerca de su sede en el sur de China abrió el mes pasado, mientras que uno más grande en el distrito tecnológico de Shenzhen en Nanshan abrirá el próximo mes.

Los analistas dicen que Huawei también ha estado transfiriendo las existencias de teléfonos inteligentes no vendidos de otras regiones a China e incluso ha ofrecido algunos descuentos poco frecuentes en sus mercados nacionales y extranjeros a medida que busca compensar la caída de las ventas en Europa y Estados Unidos.