29 de noviembre 2018 | 4:24 pm

Mercado Libre, la firma de comercio electrónico y procesadora de pagos, señaló que la Ley Fintech podría causar que los usuarios prioricen servicios tradicionales en relación a las ofertas que nuevas empresas de este sector ofrecen y se frene el desarrollo del próximo Elon Musk mexicano.

Paula Arregui, vicepresidenta de producto de Mercado Pago para Latinoamérica, comentó que empezaron a analizar la legislación cuando salió la regulación primaria de la Ley Fintech.

La compañía, que desde el año pasado también otorga créditos, detectó algunas barreras en la Ley: Un piso poco parejo para los jugadores fintech en relación a los tradicionales y un costo operativo alto que evitaría la entrada de nuevas startups de tecnología financiera.

Arregui dijo que al estar frente a personas morales, la regulación obliga a las fintech a solicitar una gran cantidad de documentos para empezar a prestarles sus servicios: acta constitutiva, cédula de identificación fiscal, constancia de firma electrónica, comprobante de domicilio, un poder notarial de representantes de la compañía, una declaración firmada por el representante de que señala es administrador único, razón social, giro, RFC , Fiel , domicilio, número telefónico y correo.

La ejecutiva señaló que las condiciones no son las más favorables para generar el ingreso de las pequeñas y medianas empresas como clientes de este mundo que se está regulando.

Nos preocupa por la experiencia de usuario, porque sentimos que no hay igualdad de condiciones entre lo que ciertos jugadores de la industria tienen para salir a competir y entre lo que se les pide a las instituciones tecnológicas financieras para poder operar

Paula Arregui, vicepresidenta de producto de Mercado Pago para Latinoamérica

Christian León, director general de Mercado Pago en México, ejemplificó con el caso de un usuario que va a pagar la luz. Si se le van a pedir los documentos antes mencionados para hacer el pago en una app, el paso que tomaría el usuario sería recurrir a los métodos tradicionales donde solo le solicitan su recibo.  

La fintech, al pedirle todo esa documentación, la tendrá que validar y eso representa un costo operativo alto. Por otro lado se vuelve muy ineficiente que todas las transacciones en lugar de basadas en riesgo, se vuelvan basadas en el tipo de persona que es el usuario, detalló León.

Otro de los “peros” que halló Mercado Libre tiene que ver con los altos costos operativos para las fintech que busquen establecerse en México.

De acuerdo con los ejecutivos, el costo de desarrollar una startup fintech en el país alcanza los 4.4 millones de pesos, lo que representa un freno para los nuevos emprendedores que quieran participar en la industria.

Antes de regular

Mercado Libre también ha trabajado en países como Argentina y Brasil el tema de regulación, aunque Arregui expuso que en estas naciones la experiencia es distinta.

Señaló que en ambos países se buscó lograr un equilibrio. En Argentina, según Arregui, se fijó la postura de que es difícil arrancar una regulación en una industria que apenas comienza. Esto con la intención de permitir que crezca para poder iniciar con la regulación.

En el caso de Brasil se logró una interoperabilidad entre banca tradicional y fintech, mientras que en México, de acuerdo con Arregui, se topan en lugar de integrarse con plenitud.

También, gracias al ecosistema fintech se logró la aparición de nuevos jugadores eficientes e ingreso de capital extranjero para hacer crecer el ecosistema en Brasil.

Código QR como estándar único de pago

Mercado Libre también planteó que el uso de código QR, solución de pago que recién se anunció en México y considerado un método de pago inclusivo, se vuelva un  estándar para ser usado por toda la industria.

La compañía buscará trabajar más adelante con los reguladores para que exista una interoperabilidad técnica, es decir, desarrollar un mismo código con el cual todas las fintech puedan colaborar sin problema alguno.