18 de septiembre 2020 | 2:45 pm

Con la prohibición de las aplicaciones WeChat y TikTok en Estados Unidos a partir del domingo, el presidente Donald Trump ensancha el campo de batalla con China y pone en su punto de mira a las empresas más innovadoras.

¿Qué es WeChat?

Conocido con el  nombre de Weixin en mandarín, WeChat cuenta con más de 1,000 millones de usuarios activos al mes. Estos son mayoritariamente chinos, incluso aunque la aplicación está disponible en casi 20 idiomas distintos.

Se trata de una aplicación de mensajería instantánea lanzada en 2011, que ofrece funcionalidades similares a la estadounidense WhatsApp con intercambio de mensajes, fotos y videos.

Desde entonces, WeChat amplió su gama de servicios y actualmente es un ecosistema: posibilita pagar por teléfono -en internet o en tiendas a través de us sistema de código de barras-, servicio de noticias, reservas de hoteles o de viajes, videojuegos o finanzas en línea.

Su propietario es Tencent, uno de los gigantes tecnológicos chinos y líder indiscutible de videojuegos para teléfonos inteligentes. Fue la primera empresa asiática en ser valuada en más de 500,000 millones de dólares en 2017, con lo que compitió con Facebook en términos de peso bursátil.

La firma con sede en Hong Kong está valuada en 686,000 millones de dólares, mientras que Facebook lo está en 756,000 millones.

Tencent posee acciones en numerosas compañías estadounidense, incluidas Tesla, Snap y en firmas relacionadas con la industria de los videojuegos como Riot Games, Epic Games y Activision Blizzard.

La vigilancia de WeChat

La plataforma WeChat censura los contenidos para todos los usuarios registrados con un número de teléfono chino incluso si viajan al extranjero o cambian por un número internacional, según un estudio de 2016 de la Universidad de Toronto.

En mayo, otro informe de la misma universidad indicó que las cuentas que no estaban registradas en China estaban sometidas a “una vigilancia de contenidos omnipresente”.

En China es común que, en nombre de la estabilidad, los gigantes de internet supriman los contenidos considerados como políticamente sensibles y bloqueen sitios como Facebook, Twitter y el New York Times.

La política de confidencialidad de WeChat indica que la información de los usuarios pueden ser compartida si es necesario, en especial con el Estado, para “cumplir con una obligación legal o procedimientos”.

TikTok, 2,000 millones de descargas

Bailes o canciones en playback, desafíos filmados, escenas absurdas o humorísticas: la aplicación de videos cortos conquistó a los adolescentes a nivel mundial.

En abril, cuando una gran parte de la humanidad estaba confinada debido al COVID-19, TikTok superó la barrera de los 2,000 millones de descargas en el mundo desde su lanzamiento en 2017, según la consultora Sensor Tower.

La aplicación es la versión internacional de Douyin (su nombre en mandarín), destinada al mercado chino y pertenece a ByteDance, fundada en Pekín en 2012 por Zhang Yiming, ingeniero en informática de formación.

TikTok goza de un gran éxito, en especial en Estados Unidos o en Indonesia. En cambio, en India forma parte de las 59 aplicaciones chinas recientemente prohibidas debido a inquietudes por la seguridad nacional y la protección de la privacidad.