fbpx
Elizabeth Warren

8 de marzo 2019 | 1:56 pm

La senadora Elizabeth Warren prometió dividir Amazon, Google y Facebook si es elegida presidenta de Estados Unidos, con el objetivo de promover la competencia en el sector tecnológico.

Warren está tratando de sobresalir en un campo demócrata lleno de progresistas que compiten por enfrentarse al presidente de Donald Trump, en las elecciones de 2020. Estos son sus contrincantes.

Los inversionistas rechazaron sus comentarios y las acciones de las tres compañías apenas se vieron afectadas. Si fuera elegida, tal propuesta enfrentaría múltiples obstáculos en el Congreso y los tribunales.

Warren escribió en una publicación de blog que en su camino a la cima, las grandes compañías de tecnología compraron una larga lista de posibles competidores, como la adquisición de Instagram por Facebook.

“Han derribado la competencia, han utilizado nuestra información privada con fines de lucro y han inclinado el campo de juego contra todos los demás. En el proceso, han perjudicado a las pequeñas empresas y han sofocado la innovación”, agregó Warren.

Warren explicó que nombraría a reguladores que desharían adquisiciones como la de WhatsApp e Instagram por parte de Facebook, Whole Foods y Zappos por parte de Amazon, y las compras de Waze, Nest y DoubleClick por Google..

No es inaudito que el gobierno presente una demanda para anular una fusión consumada, pero es extremadamente raro.

Inseguridad económica

Warren no es la única candidata demócrata a la presidencia que apunta a la inseguridad económica, como se ve en los aumentos lentos de los salarios y en los precios mucho más altos de productos esenciales como la insulina.

Las empresas tecnológicas han sido atacadas por su papel en el rápido desplazamiento de las empresas existentes. Amazon ha reemplazado a las tiendas de ladrillo y ha sido criticada por sus trabajadores de almacén mal pagados. Ahora tiene nuevos planes para entrar al negocio de los supermercados.

Facebook ha enfurecido a los legisladores por perder la pista de los datos de los usuarios y por no hacer más para detener la intervención extranjera en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Google se ha enfrentado con empresas más pequeñas, como Yelp, por ubicaciones de búsqueda.

NetChoice, un grupo comercial de comercio electrónico cuyos miembros incluyen Facebook y otras compañías en línea, indicó que el plan de Warren conduciría a precios más altos para los estadounidenses.

“La senadora Warren se equivoca al afirmar que los mercados tecnológicos carecen de competencia. Nunca antes los consumidores y los trabajadores tuvieron más acceso a bienes, servicios y oportunidades en línea”, afirmó el vicepresidente y asesor general de NetChoice, Carl Szabo.

Public Knowledge, un grupo de políticas tecnológicas, llamó al plan de Warren un paso hacia la protección de la próxima generación de empresas, pero no llegó a contar con un apoyo total para acabar con los gigantes tecnológicos.

“Necesitamos una legislación específicamente dirigida a mejorar la competencia en las plataformas digitales para que haya una oportunidad real para que nuevos competidores innovadores tengan éxito”, dijo Charlotte Slaiman, asesora de políticas del grupo. “En algunos casos, la separación estructural como el plan del senador Warren puede estar justificada”.

Las empresas tecnológicas son algunos de los mayores donantes políticos. Google gastó 21 millones de dólares para cabildear en 2018, mientras que Amazon gastó 14.2 millones de dólares y Facebook gastó 12.62 millones de dólares, de acuerdo con sus presentaciones al Congreso de Estados Unidos.

Warren dejó su marca política al perseguir a los grandes bancos después de la crisis financiera de 2007-2009. En el Senado, Warren sigue siendo una crítica abierta de Wall Street y es una líder del ala progresista de su partido.

Otros legisladores demócratas también han criticado a las empresas de tecnología.

La senadora Amy Klobuchar de Minnesota usó su discurso de lanzamiento de la campaña presidencial para emitir acciones en asuntos digitales como la privacidad, diciendo que “las grandes compañías tecnológicas” usan mal los datos personales.

Bernie Sanders, otro candidato presidencial de Vermont, en 2018 incluso nombró un proyecto de ley en honor al fundador de Amazon, Jeff Bezos, la Ley Stop BEZOS, que impondría un impuesto a las grandes empresas si sus empleados reciben beneficios públicos a causa de los bajos salarios que reciben.

Con información de Reuters