17 de octubre 2021 | 7:00 am

El turismo espacial privado ha sido una novedad en 2021 y esta semana ha sido especialmente crucial para las empresas fundadas por Jeff Bezos y Richard Branson.

Mientras que Blue Origin de Bezos dio un paso adelante en el transporte de personas al borde del espacio, en lo que se conoce como turismo espacial suborbital, Virgin Galactic de Branson dio un paso atrás, colocando a esta última compañía al menos un año por detrás de la primera en el nicho de mercado, según CNBC. 

El miércoles, Blue Origin lanzó su segundo vuelo espacial tripulado con dos clientes de pago, así como el invitado William Shatner. 

Un día después, Virgin Galactic anunció una reorganización inesperada del cronograma para pasar de ocho a 10 meses mejorando sus vehículos, retrasando las pruebas de vuelos espaciales restantes y confirmando oficialmente que no espera comenzar el servicio comercial antes de finales de 2022.

“En nuestra opinión, esto equivale a perder impulso en la carrera del turismo espacial dados los recientes éxitos de SpaceX (privado) y Blue Origin (privado)”, escribió este viernes el analista de Truist Michael Ciarmoli en una nota a los inversionistas citada en CNBC.

La realidad de hoy no coincide con la percepción de la carrera del turismo espacial presentada hace solo unos meses, cuando Branson voló con éxito en julio al espacio con Virgin Galactic solo nueve días antes del lanzamiento de Bezos con Blue Origin.

En ese momento, los vuelos espaciales en duelo hicieron que pareciera que las compañías estaban codo con codo.

Sin embargo, tres meses después, Blue Origin ha llevado a su segundo y tercer cliente en su cohete New Shepard, mientras que Virgin Galactic aún no ha lanzado a una de las 600 personas que tienen reservaciones para boletos en vuelos futuros.

La diferencia de SpaceX

En particular, SpaceX de Elon Musk también lanzó y devolvió a cuatro astronautas no profesionales en la misión privada Inspiration4 en septiembre.

Pero la experiencia de SpaceX es muy diferente en comparación con volar con Virgin Galactic o Blue Origin.

La tripulación de SpaceX voló muchas veces más a la órbita, en lugar de al borde del espacio; pasaron tres días en órbita, en lugar de solo un par de minutos; y el precio de un viaje a SpaceX es de alrededor de 200 millones de dólares (basado en los 55 millones de dólares que la NASA paga por astronauta para misiones), frente a 200,000 dólares a 450,000 dólares por un boleto de Virgin Galactic.

Blue Origin se ha negado a revelar cuánto están pagando sus pasajeros por los billetes. El único indicio de la estructura de precios de Blue Origin es una subasta pública que la compañía realizó por un asiento en su primer vuelo con Bezos, que se vendió por 28 millones de dólares. Desde entonces, Bezos ha dicho que su compañía ha vendido casi 100 millones de dólares en boletos para vuelos de New Shepard.

Además, el comandante y benefactor de la misión Inspiration4, Jared Isaacman, enfatizó a CNBC que su lanzamiento con SpaceX no fue “un placer”. El objetivo principal de la misión era recaudar fondos para el Hospital de Investigación Infantil St. Jude, y la campaña ha superado su objetivo: recaudar 238,5 millones de dólares hasta la fecha, incluidos 125 millones de dólares de Isaacman.

Si bien Virgin Galactic puede estar quedando atrás de Blue Origin en el mercado suborbital, la compañía de Branson ha estimado previamente que ve la demanda de millones de individuos de alto patrimonio para vuelos espaciales, mucho más de lo que las dos compañías pueden suministrar en la próxima década.

Ese sentimiento fue compartido por algunos analistas de Wall Street el viernes, quienes en gran medida se apegaron a las estimaciones existentes para las acciones de Virgin Galactic después del retraso de la compañía.

“El competidor de la compañía, Blue Origin, solo espera realizar siete vuelos adicionales (como máximo 28 humanos) entre ahora y 2023, lo que finalmente tendrá un impacto insignificante en el cliente destacado [mercado total direccionable] para el turismo espacial suborbital”, analista de Canaccord Genuity Austin Moeller dijo en una nota a los inversionistas.

En general, 2021 es el año en que las empresas privadas lanzan astronautas no profesionales al espacio, con 16 hasta ahora: cuatro con SpaceX, cuatro con Virgin Galactic y ocho con Blue Origin.

Tampoco está terminado todavía, ya que Blue Origin planea lanzar su tercer vuelo con tripulación New Shepard antes de fin de año. Además, a principios de 2022, SpaceX está programado para lanzar la misión Ax-1 para Axiom Space, que llevará a un astronauta retirado de la NASA y tres pasajeros de pago para una estadía en la Estación Espacial Internacional, y Axiom tiene un acuerdo vigente por al menos tres misiones más después de eso.