fbpx

11 de diciembre 2018 | 5:00 am

Como parte de su tercer fondo de inversión, ALLVP, el fondo de capital de riesgo mexicano conocido por invertir en startups como Cornershop y Aventones, colocará este martes un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) que pretende alcanzar un monto de hasta 1,000 millones de pesos y en el que participan las Afores XXI Banorte y Pensionissste.

El CKD, que se emitirá en la Bolsa Mexicana de Valores, proporcionará el 50% de los recursos del tercer fondo de ALLVP. El restante provendrá de una gama diversificada de fondos e inversionistas, entre ellos agentes multilaterales, patrimoniales y corporativos.  

“Creemos que dentro de los diferentes clases de activos, el venture capital o capital de riesgo tiene que desarrollarse como parte de los portafolios de los fondos de pensiones”, comentó Fernando de Larrea, socio fundador de ALLVP.

Los recursos que ya invirtieron Afores como XXI Banorte y Pensionissste serán destinados a emprendimientos de los sectores de fintech, salud, smartcities y consumer internet, que respaldan la tesis de ALLVP.

“A nosotros nos conviene porque tenemos unos socios institucionales muy experimentados y muy profesionales y con tickets importantes. Para las Afores es el acceso a los retornos que ofrece el venture capital y que han aprovechado poco”, agregó Lelo de Larrea.

ALLVP no es el primer fondo en hacer uso de este instrumento financiero. En octubre pasado, Capital Índigo colocó su CKD en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

También lo hizo el año pasado Dalus Capital, de Diego Serebrisky y Rogelio De los Santos, el cual los ayudó a financiar con 72 millones de pesos la expansión del medio digital, Cultura Colectiva.

“Es un mecanismo que funciona porque permite que las Afores puedan invertir en el tipo de compañías que el capital de riesgo apoya”, dice Serebrisky.

Buenos retornos pese a incertidumbre

Pese al actual panorama de incertidumbre generado por la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, en el que las Afores invirtieron alrededor de 13,500 millones de pesos, los inversionistas pueden ver en los CKD es un mecanismo desligado a las políticas públicas y que además otorga rendimientos en un sector poco explorado por ellas.

“Las Afores están invirtiendo en compañías que sí están creciendo, pues solucionan problemas que existen hoy en México a través de la tecnología, independientemente de las políticas que implemente el gobierno”, aseguró Serebrisky.