fbpx

11 de octubre 2019 | 4:05 pm

La reunión prometida por el presidente Andrés Manuel López Obrador para mediar entre el Sindicato de Telefonistas, Telmex y el IFT sobre la separación funcional por fin se concretó, y aunque todavía no se llega a ningún acuerdo formal, ya se pactó una agenda laboral como prioridad.

El encuentro, celebrado el 10 de octubre en la Secretaría de Gobernación, reunió a representantes de esa dependencia, así como de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Secretaría del Trabajo, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, América Móvil, Telmex y el Sindicato.

Pero no fueron los únicos en apersonarse. Mónica Aspe Bernal, quien funge como vicepresidenta de Asuntos Externos y Comunicación en AT&T México, fue convocada como representante de la CANIETI para acudir a la reunión, quien según participantes de la reunión, llegó acompañada de Gonzalo Martinez Pous, Director General Jurídico Regulatorio en Televisa.

Sin embargo, finalmente no se les permitió la entrada al ser ajenos a los involucrados en la separación funcional, que es la obligación que el órgano regulador impuso a Telmex y Telnor para separar su operación y generar dos nuevas empresas que ofrezcan servicios mayoristas a otras empresas.

Cabe recordar que este mandato es resultado de la primera revisión bienal de la efectividad de la aplicación de las medidas de preponderancia. 

Los telefonistas pidieron al primer mandatario intervenir en el asunto al considerar que la separación funcional vulnera sus derechos laborales pues implica migrar 15 mil trabajadores entre activos y jubilados a las nuevas empresas, además de que no hay viabilidad económica para llevarla a cabo.

Esta reunión significó, de acuerdo con un miembro del sindicato, un paso relevante para una negociación ‘de las más importantes en la historia del Sindicato’, porque gracias a ella se empezaron a sentar las bases para que la defensa de derechos laborales con prospectiva a 30 años.

Estas bases, que suponen una prioridad para los trabajadores, tienen entre sus objetivos mejorar las condiciones actuales, por lo que descartan que los acuerdos que se logren alcanzar sean en ‘fast track’, según la percepción de la fuente.

Se alcanzó a definir una agenda de trabajo en pro de que los trabajadores tengan sus derechos resguardados intactos y en que se tenga viabilidad por la empresa

En tanto Juan José Crispín, titular de la Coordinación Ejecutiva del Pleno del IFT, quien acudió como representante de la autoridad reguladora, si bien se mantuvo se mantuvo firme en no ‘echar para atrás’ la resolución sobre la separación funcional manifestó la disposición del Instituto para sensibilizarse en lo que respecta a los trabajadores, de acuerdo con la fuente.

Telefonistas, IFT y América Móvil

Por su parte Francisco Hernández Juárez, líder del Sindicato, pidió al IFT demostrar el cumplimiento de la fracción 38 del artículo 15 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, que refiere que el IFT tiene la atribución “de operar laboratorios de pruebas o autorizar a terceros a que lo hagan, a fin de fortalecer la autoridad regulatoria técnica en materias de validación de los métodos de prueba de las normas y disposiciones técnicas”.

Asimismo, le corresponde aplicar lineamientos para la homologación de productos destinados a telecomunicaciones y radiodifusión, así como sustentar estudios e investigaciones de prospectiva regulatoria en estas materias dentro de su competencia y conforme el presupuesto disponible.

Hernández Juárez reiteró que “siempre y cuando las condiciones lo ameriten”, el sindicato va a respetar la ley, siempre y cuando la empresa acepte que América Móvil es el deudor solidario del contrato colectivo de los telefonistas, lo que fue suscrito por Alejandro Cantú, director jurídico de Asuntos Regulatorios de América Móvil.

Acuerdos iniciales

Uno de los principales acuerdos fue mantener el seguimiento del asunto con el objetivo de acelerar los trabajos para llegar a acuerdos lo más pronto posible, “a fin de evitar un conflicto laboral”, que es el interés de todas las partes.

No obstante, no todos los intereses están alineados. Mientras que los trabajadores vislumbran un resultado favorable tras las negociaciones, reconocen que América Móvil insistió al IFT en darles ‘luz verde’ a la convergencia, es decir, entrar al negocio de la TV de paga.

Con ello, la empresa controlada por Carlos Slim busca sanear sus finanzas y poder cumplir con sus compromisos laborales y económicos, según el propio Cantú.

Tras la reunión, CANIETI emitió un comunicado en el que aseguró que la separación funcional es una medida de competencia en beneficio de los usuarios.