30 de septiembre 2021 | 5:00 am

Después de más de dos décadas de ser el principal generador de contenido audiovisual educativo de la Secretaría de Educación Pública, la Dirección General de Televisión Educativa (DGTVE) desaparece, sin pistas de quién asumirá sus funciones en adelante. 

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2022 para la SEP ya no considera a la Dirección de TV Educativa, a la que en 2021 se le asignó una partida de poco más de 127.8 millones de pesos, además de que tampoco aparece ya en el nuevo reglamento interior de la SEP.

Este ajuste podría revelar que la Coordinación de Aprende.Mx fusionará eventualmente las funciones de televisión y producción de contenidos digitales, comentó a EL CEO una fuente cercana que pidió el anonimato.

Lo anterior genera dudas sobre en quién recaerán las responsabilidades de la DGTVE, cuál será el presupuesto, cuál será el origen de este y bajo qué esquema se va a desarrollar hacia adelante el material educativo que se genere.

Cambio de esquema

La Dirección se gestó a principios de la década de los años 60 como la Dirección de Material Audiovisual, no fue hasta 1999 cuando se aprobó la modificación de la entonces Unidad de Televisión Educativa para dar vida a la DGTVE.

La DGTVE era un organismo centralizado de la SEP creada con el objetivo de contribuir al fortalecimiento y desarrollo de la enseñanza en México y ofrecer nuevas alternativas audiovisuales para la educación, enfocadas a dar solución al rezago educativo, especialmente en zonas rurales.

Básicamente, generar el contenido para telesecundaria y gestionar los canales de la Red Edusat.

Para 2022, la unidad de Diseño y Aplicación de Política Educativa de la SEP contaría con una partida de 365 millones 771,171 pesos, un presupuesto que contemplaría también las funciones de la Red Edusat.

La DGTVE cambió de un sistema propio de producción de contenidos a un esquema de contratación de servicios de la producción de materiales educativos.

Antes, la dirección contaba con estudios, compraba cámaras, capacitaban técnicos y producía sus propios contenidos educativos, pero en los últimos años cambió a un esquema de contratación de servicios bajo contratos, adjudicaciones e invitaciones restringidas.

El cambio le costó mucho trabajo de asimilar a la DGTVE, pues en medio de esta transición, no fueron cuidadosos en cómo contratar y evolucionar, comentó Roberto de la Rosa, investigador de la Iniciativa de Educación con Equidad y Calidad de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del ITESM.

La dirección nunca supo cómo integrar los contenidos, sumarse a la evolución tecnológica o aprovechar las Tecnologías de la Información en el ámbito educativo

A partir de este año, la SEP destinó 2.7 veces más presupuesto a Manatie Prod S.A de C.V., la encargada de producir los materiales educativos para el programa Aprende en Casa, a través de dos contratos vigentes hasta diciembre de 2021 por un monto superior a los 366 millones de pesos.

Las preocupaciones

Una de las principales preocupaciones es la Educación a Distancia, pues en el nuevo reglamento no está aterrizada, pues se fragmenta entre los distintos subsistemas, y no hay una forma hasta ahora de que se centralice o planifique, agregó De la Rosa.

Para el especialista, una segunda preocupación es la Red Edusat y el uso de los recursos satelitales a través de la transmisión de contenidos educativo, pues en el nuevo reglamento tampoco es explícito quién supervisa el mantenimiento y asesora el mantenimiento de dicha red.

Una tercera preocupación tiene que ver con la aplicación de nuevas tecnologías y el aprovechamiento de material audiovisual en el sistema educativo nacional.

Desde Enciclomedia hasta la fecha la aplicación de la tecnología ha sido ‘ensayo y error’ en cuanto a cómo incorporar o unir las nuevas tecnologías con la prestación del servicio educativo