fbpx

9 de septiembre 2019 | 8:00 am

La percepción ordinaria neta mensual propuesta en el proyecto de Presupuesto de Egresos 2020 para diferentes puestos dentro del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) está casi al nivel de los propuestos en 2018, al menos en los cargos de más alta jerarquía.

Cabe mencionar que el comparativo entre este proyecto y el presentado el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto está en un nivel parecido, a pesar de las variaciones negativas entre uno y otro, pues la propuesta del Paquete Económico 2019, el primero de López Obrador, estuvo muy por debajo tanto en presupuesto como en salarios.

La iniciativa salarial para 2020 para el cargo de comisionado presidente -el puesto más alto dentro del órgano regulador- asciende a 192,887 pesos netos mensuales, un monto que supone una reducción de apenas 2.5% respecto a 2018.

Esta contracción es la más baja respecto al resto de los cargos referidos en el listado de límites de percepción ordinaria total del IFT, por lo que resulta el puesto menos afectado por el ajuste, de acuerdo con el comparativo.

Sin embargo, conforme la jerarquía de puestos va bajando, la reducción en los salarios va en aumento. Si bien la mayor parte de los cargos presentan en la propuesta salarial una contracción entre 3.2% y 7.5%, hay dos puestos que tienen el impacto más alto: el de director general y el de director general adjunto.

En el primer caso, la reducción entre la propuesta salarial de 2020 contra la de 2018 es de casi 17%, mientras que en el segundo caso, el sueldo mensual se reduce prácticamente una cuarta parte.

Los ajustes de 2019 y sus consecuencias

La política de austeridad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se aplicó en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación de 2019, que se reflejó a su vez en la reducción de 24.9% del presupuesto del IFT para ejercer durante este año.

Por ello, el órgano regulador solicitó un presupuesto de 1,780 millones de pesos para ejercer durante 2019, una propuesta que contempló varios ajustes para establecer un monto ‘mínimo indispensable’ para cumplir con sus obligaciones legales y constitucionales.

Sin embargo, el gobierno le asignó 1,500 millones de pesos de presupuesto para este año, un hecho que inconformó al Instituto, principalmente por la afectación en los salarios de entre 11% y 47%, lo que derivó en un recurso de reclamación en ese sentido ante la Suprema Corte de Justiticia de la Nación (SCJN) a principios de 2019.

Finalmente, en junio de este año, la Corte le dio la razón al IFT y, por mayoría de la Primera Sala, aprobó que el Instituto no aplicara el tope salarial que contempla que nadie reciba un salario mayor al del Presidente de la República -como es el caso de algunos-, por lo que los sueldos debían ser reestablecidos a como estaban antes del ajuste al presupuesto.

La propuesta de presupuesto para 2020 para el órgano regulador es 50 millones de pesos por debajo del mínimo solicitado por el IFT para ejercer este año.

El pasado 21 de agosto, el Pleno del IFT aprobó el Anteproyecto de Presupuesto que debía ser ser remitido al titular de Hacienda para incluirse en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2020.

La mayoría de los miembros del Pleno votó a favor, a excepción del comisionado Adolfo Cuevas Teja, cuyo voto fue favorable en lo general, pero en lo particular votó en contra del monto de remuneraciones al personal, así como a su parte considerativa.