27 de febrero 2019 | 5:00 am

El próximo 4 marzo marcará el destino del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Ese lunes la militancia tricolor del partido que por más de 70 años gobernó a México no solo festejara su 90 aniversario como institución, también se espera que el Consejo Político emita la convocatoria para renovar la presidencia y la secretaría general del mismo.

La elección no pasará desapercibida, pues el elegido además de presidir el partido tendrá la encomienda de salvarlo de la tercera posición política que ocupa luego de los resultados de pasadas elecciones, deberá limpiar la imagen pública de corrupción que dejaron militantes a su paso.

Actualmente, el PRI conserva 12 de las 32 gubernaturas nacionales –el menor número en toda su historia–, 47 diputados de 500 y 14 senadores de 128.

A la par, en los lineamientos de la convocatoria también se definirá el mecanismo de elección de la nueva dirigencia, mismo del que esperan las bases sea la elección por voto abierto a la militancia.

Para la encomienda, los primeros interesados ya han levantado la mano.

Estos son los aspirantes.

Alejandro Moreno

Uno de los nombres más fuertes para sustituir a la actual presidenta Claudia Ruiz Massieu es el gobernador de Campeche, también conocido como ‘Alito’.

Moreno Cárdenas se destapó el lunes, luego de que en la plenaria del Consejo Político Estatal que preside reconociera abiertamente su decisión para contender por la titularidad del PRI e incluso presentara a Carolina Viggiano, esposa del exgobernador de Coahuila Rubén Moreira, como su propuesta de secretaria general para integrar su planilla.

De hecho, en el evento se apareció la líder priísta Beatriz Paredes, una de las figuras que apoyan al campechano.

Sin embargo, denuncias de parte de otros de los aspirantes a la dirigencia nacional señalan que ‘Alito’ es el favorito para ocupar el cargo al interior del Comité Ejecutivo Nacional del PRI – según lo expresó Ulises Ruiz— y hasta que usa con fines personales su presidencia en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago),  en visitas a los estados gobernados por el PRI para pedir el voto de la militancia tricolor –esta última, acusación de  Ivonne Ortega–.

Moreno Cárdenas, licenciado en Derecho, inició su carrera política al frente del sector juvenil de PRI de Campeche. En su carrera también fue diputado federal, senador de la república por Campeche y en 2009 tomó la presidencia del partido a nivel estatal.

Más tarde, se postularía como candidato a gobernador, arropado por la fórmula PRI-Partido Verde Ecologista de México.

Ivonne Ortega

Una de las primeras en mostrar su interés por cargar con el partido fue la exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, quien desde el pasado 31 de enero lanzó un mensaje en redes sociales dirigido a la “base de la militancia” en el que propuso cinco puntos para “reconciliar a los priístas”, y “recuperar al PRI y su ideología”, con el ella al frente de la organización.

Esta no sería la primera vez que Ortega Pacheco busca un alto mando arropada por el partido.

En 2017, como diputada federal quiso ser candidata del PRI para la presidencia de la República.

De hecho, como parte de su campaña para obtener el nombramiento, la también maestra en Políticas Públicas Comparadas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales se lanzó en contra del aumento en el precio de la gasolina, decisión tomada durante la gestión del expresidente Enrique Peña Nieto.

El supuesto antagonismo llegó al grado de que la exgobernadora propusiera una iniciativa ciudadana para reducir hasta en 50% el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y con ellos bajar el precio del hidrocarburo.

No obstante, para esta nueva postulación, su historial podría no jugarle a su favor.

Ortega Pacheco proviene de familia política en el estado: es sobrina del dos veces gobernador Víctor Cervera Pacheco.

Durante su gestión, quien fuera también diputada federal y senadora fue cuestionada por el endeudamiento que dejó en la entidad, así como los presuntos escándalos de corrupción ocurridos durante su mandato.

Por ejemplo, el que destapó el Diario de Yucatán con el reportaje del “niño terrateniente”, artículo periodístico con el que se evidenció que el sobrino de la gobernadora, con apenas cinco años de edad, era dueño de más de 156 hectáreas.

O el caso  de la construcción del Gran Museo del Mundo Maya, obra a la que la gobernadora destinó el doble de los recursos presupuestados para su conclusión y del que dio cuenta la revista Proceso.

Ulises Ruiz

Ulises Ruiz Ortiz es otro exgobernador que busca presidir el PRI.

Al igual que su par Ivonne Ortega, el exmandatario de Oaxaca y actualmente delegado especial del CEN en el estado de Quintana Roo, mostró su interés por el cargo desde los comicios pasados, posicionándose como un crítico dentro del PRI.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=uxfal3ruAkE[/embedyt]

En la carrera rumbo a la silla presidencial, bajo el liderazgo de la corriente Democrática Interna del PRI, Ruiz Ortiz cuestionó la elección de José Antonio Meade Kuribreña como candidato oficial, criticó su participación y hasta pidió la sustitución de Aurelio Nuño como jefe de campaña.

Como político, Ulises Ruiz cuenta con una amplia trayectoria como diputado federal y local, así como senador.

Uno de los cargos más destacados fue su labor como subsecretario de elecciones cuando Luis Donaldo Colosio era dirigente nacional del partido.

Sin embargo, su historial también arrastra crudos pasajes marcados por presuntas violaciones a derechos humanos y hasta la operación de programa sociales con fines políticos, de la mano de su allegado y exsecretario de Desarrollo Social federal, Eviel Pérez Magaña.

Su historial además está marcado por su participación en el movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), ya que se acusó al gobernador de dar la orden de desalojo de maestros de la sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) mediante el uso 2,000 elementos de la policía.

José Narro Robles

A pesar de que no ha habido un pronunciamiento público de su parte, el dos veces rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es otros de los posibles aspirantes a encabezar el partido a nivel nacional.

De acuerdo con columnistas, el peso  del que también fuera  director de la facultad de medicina de la UNAM (2003) reside en que pese a que éste se reconoce como priísta, no es identificado como tal.

Por esta razón, su nombre también salió a relucir  como posible candidato del PRI para la presidencia nacional el año pasado.

El también académico forma parte del circulo cercano del expresidente Enrique Peña Nieto, mismo que en 2016 nombró titular de la secretaría de Salud.

Sin embargo, José Narro tampoco se salva de duros señalamientos en su gestión.

En 2015, Contralínea documentó que la Contraloría de la UNAM detectó presuntos desvíos, sobreprecios, falta de registros, millones de pesos gastados sin licitación alguna o sin contratos durante la organización de la Olimpiada Nacional 2014 a cargo de su Dirección General de Actividades Deportivas y Recreativas (Dgadyr).

Con el cambio de gobierno, Narro Robles anunció su regreso al mundo de la academia en el  Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud, en la Facultad de Medicina de la UNAM.