25 de enero 2021 | 12:18 pm

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó este lunes que México cerró el contrato con Rusia de la adquisición de vacunas rusas Sputnik V contra el COVID-19.

Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores, confirmó que se realizó la llamada telefónica entre el mandatario y el presidente ruso Vladímir Putin, tal como lo adelantó el pasado domingo.

López Obrador, quien se encuentra en reposo después de haber dado positivo a COVID-19, detalló que la compra fue de 24 millones de dosis de la vacuna Sputnik V para los próximos dos meses.

De acuerdo con un comunicado de la oficina de Presidencia, López Obrador reconoció el avance científico que representa el desarrollo ruso de la vacuna Sputnik V durante la llamada telefónica.

Por su parte, Putin señaló que la vacuna ha tenido buena recepción, tanto en Rusia como en varios países del mundo.

“El gobierno ruso ve con buenos ojos las negociaciones que México ha emprendido para acceder a ella. Al respecto, reafirmó el interés en apoyar el acuerdo que se alcance con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), a fin de que arriben a México las vacunas a la brevedad posible y facilitar su ágil acceso y distribución. Se prevé avanzar en este este sentido en días próximos”, detalló.

Ambos gobiernos intercambiaron invitaciones para visitar sus países; aseguraron trabajan para atender cuestiones como el acceso a mercado y la promoción de productos emblemáticos.

Además de Marcelo Ebrard, participaron en la llamada Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud, así como el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

La IP y las vacunas rusas

El viernes 22 de enero, el periódico El Financiero dio a conocer sobre la compra que realizó el empresario Alejandro Cossío de la vacuna rusa; sin embargo, un día después, el sábado 23 de enero, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), responsable del financiamiento del desarrollo de la vacuna, desmintió que existiera alguna negociación con ellos, así como de haber adquirido los derechos exclusivos para venderlas en México y el resto de América Latina.

 Sí tengo los dos millones de vacunas bajo un contrato. No me toca salir a pelear, yo no soy político. Sé que un altísimo funcionario que está gestionando la compra de vacunas habló a Rusia y ellos le respondieron que Alejandro. Y tienen razón, porque el contrato no lo hizo Alejandro, sino la empresa que representa

 dijo el empresario a EL CEO.

Aseguró que los contratos son públicos, sin embargo, únicamente los compartirá estando en las instalaciones de su empresa.