3 de julio 2019 | 2:53 pm

Han pasado 7 meses desde que Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia del país y, desde entonces, ha dejado claro que uno de los principales objetivos de su gobierno es dotar de internet a todos los mexicanos. Sin embargo, hay un proyecto ‘conectado’ a esta meta que sigue sin ver la luz: la Estrategia Digital Nacional (EDN).

Este proyecto, nacido durante la administración de Enrique Peña Nieto, tuvo como consigna inicial que la adopción y desarrollo de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) era prioritaria, aunque al final del sexenio no se cumplieron las metas planteadas.

Esta adopción y desarrollo implica, entre otras cosas, la digitalización de los servicios del gobierno en materia de inclusión, salud y educación, así como la actualización de las plataformas de las diferentes dependencias de gobierno, los datos abiertos y la definición de los lineamientos en materia de ciberseguridad.

La semana pasada, durante la cumbre sobre Gobierno y Tecnología organizada por IDC, Raymundo Artis Espriú, coordinador de la Estrategia Digital Nacional, habló por primera vez de “los avances” en este encargo que, esencialmente, se resumen en la revisión de lo que dejó la administración pasada, a fin de analizar cuáles serán los pasos hacia adelante.

Todo esto, sujeto a dos condiciones del nuevo gobierno. Por un lado, la política de austeridad que le impide hacer adquisiciones de equipo y software durante este año, y por otro la atadura a una serie de contratos concentrados en un reducido número de empresas.

Tenemos una dependencia tecnológica por una parte y una dependencia funcional por otra. Eso quiere decir que tenemos que aprender qué quiere decir todo eso y ver cómo todo eso es funcional y hasta dónde es útil para los fines de este nuevo gobierno ,

dijo Artis Espriú.

El punto de partida para definir la estrategia digital es el plan de conectividad universal en el país, una apuesta de alto costo técnico y financiero, según el propio Artis Espriú, que dará pauta para desarrollar diferentes sistemas de inclusión que lleguen a toda la población, y que generará en cadena varios cambios que llevarán tiempo.

El coordinador de la EDN también está en vías de digitalización. Fue apenas en agosto del año pasado cuando abrió su cuenta de Twitter @RaymundoArtis, que hasta hoy suma 147 seguidores y todavía no tiene ningún tuit publicado.

Cabe mencionar también que, apenas en junio pasado, EL CEO pudo obtener la dirección de correo electrónico del funcionario, sin embargo, recién asumido el cargo –en diciembre pasado–, la única vía para contactarlo era a través de una solicitud por correo postal.

México como e-gobierno

En los últimos años, México ha mejorado su calificación en gobierno electrónico, sin embargo, su posición frente a otros países ha ido en picada, de acuerdo con la Encuesta sobre e-Gobierno 2018 de Naciones Unidas.

A la luz de los datos, la estrategia de Artis Espriú de reflexionar sobre qué está pasando con la oferta de gobierno electrónico y si verdaderamente está permeando en la población resulta positivo, aseguró a EL CEO Samuel Bautista Mora, coordinador general de The Social Intelligence Unit (SIU). 

En ese sentido, el experto vislumbra positivo que la EDN dé ‘un paso hacia atrás’ y analice cuál es la oferta disponible y si resulta conveniente ejecutar la interoperabilidad en la administración publica en un contexto de austeridad gubernamental.

Lo principal es saber qué se va a hacer, porque todavía no tenemos una adopción importante de e-gobierno, y lo que se hizo en administraciones pasadas al parecer no tuvo un gran impacto pese a que los cambios fueron positivos, por eso es importante conocer esa planeación ,

añadió el experto.

La Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Inegi confirma que los mexicanos mayores de 18 años cada vez tienen menos interés en interactuar con el gobierno a través de internet.

Riesgo de ‘doble ventanilla’

Pese a los avances, la falta de definición de los lineamientos de la Estrategia Digital Nacional podría generar una ‘doble ventanilla’ en algunos ejes estratégicos definidos por Salma Jalife Villálón, subsecretaria de Comunicaciones de la SCT.

Jorge Fernando Negrete, director general de Digital, Policy & Law, señaló que la falta de definición de cuál será la ruta que va a seguir la estrategia digital genera mucha incertidumbre, por lo que espera que antes de agosto haya una estrategia digital definida.

La política pública es un reflejo del problema tecnológico, y el reto tecnológico que tenemos ante nosotros es un nuevo ecosistema digital que tiene que ser abordado desde una perspectiva integral y transversal

comentó Negrete. 

Bautista Mora estimó que debe integrar puntos clave que puedan servir como guía para que el gobierno pueda proteger todos los servicios que ellos adquieren hacia adentro y hacia afuera y que sea transparente.

“Es lo primero que falta: que tengan un plan que podamos ver todos, que se vea transparente, que se puedan ver las líneas de acción y estrategia, así como una coordinación donde se disipen las similitudes”, dijo.

Entre los méritos que reconoce la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en su reporte Gobierno Digital en México 2018 destaca la implementación de gob.mx como único portal de gobierno, así como Prospera Digital, la infraestrucura compartida (firma digital, la plataforma de interoperabilidad, certificado de nacimiento)  y datos abiertos.

A eso se suman las aplicaciones móviles que concentraron varios servicios públicos, como de salud, por ejemplo, con IMSS Digital, y que generaron en total alrededor de 40 diferentes aplicaciones para diferentes usos.