fbpx
méxico liberación guzmán

18 de octubre 2019 | 9:14 am

La liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán y uno de los líderes actuales del Cártel de Sinaloa, por parte de las autoridades mexicanas la noche de este jueves envía un mal mensaje al mundo sobre la capacidad del país para combatir el crimen organizado.

Guzmán fue liberado horas después de su captura en una zona residencial de Culiacán, capital del estado de Sinaloa – donde la organización criminal nació y tiene sus principales operaciones –, como una forma de detener el estallido de violencia detonado tras su detención, dijo el jueves en un mensaje del Gabinete de Seguridad Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública y Ciudadana.

La medida fue avalada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, detalló él mismo en la conferencia matutina de este viernes.

El operativo fallido para detener a Ovidio Guzmán pone en jaque a las autoridades federales y deja en duda la capacidad – y hasta la voluntad – del gobierno para hacer frente al crimen organizado, coinciden expertos entrevistados por EL CEO.

Cuando se conoce que la razón (de la puesta en libertad del narcotraficante) es salvaguardar la vida de la población, la comunicación es catastrófica. A nivel internacional, lo que se dice es que el Estado mexicano no tiene capacidad frente al Cártel de Sinaloa , considera Arlene Ramírez Uresti, internacionalista del Tecnológico de Monterrey. 

Medios de información internacionales, como The New York Times, The Washington Post, The Guardian, Vice, O’Globo y Nigeria’s Herald, entre otros han rescatado la noticia con incredulidad, poniendo el foco en la acción inédita de las autoridades federales.

Fracaso a los ojos de Estados Unidos

Sin embargo, la opinión que más pesa en este momento es la que se genere en Estados Unidos, vecino del norte y principal socio comercial de México.

“Hay informes de que el gobierno de Estados Unidos empezaba a dudar del combate al narcotráfico de parte de Andrés Manuel López Obrador. Hay versiones de que ir tras Ovidio Guzmán era demostrarle a Washington que México está comprometido con el combate al narcotráfico. Con este fracaso, se ve la debilidad del gobierno mexicano en el combate a la delincuencia”, considera el analista político Sergio Torres.

López Obrador aseguró en la conferencia matutina de este viernes que existe una orden de captura con fines de extradición contra Guzmán, una contradicción a la versión oficial que dio el jueves Alfonso Durazo sobre la ola de violencia en Culiacán. El mandatario no respondió al cuestionamiento de si esta orden judicial proviene del gobierno estadounidense.

Washington y la comunidad internacional han mostrado un especial interés en el combate al Cártel de Sinaloa y al narcotráfico.

“Estados Unidos ha tenido de manera constante ciertos programas de estímulo y seguimiento para contener a los cárteles de la droga, y desde que la Organización de las Naciones Unidas dice que el narcotráfico es un problema de terrorismo trasnacional, se ha puesto el reflector sobre los cárteles y el papel de los Estados para contenerlo, sancionarlo y erradicarlo”, comenta Ramírez Uresti.

La captura de Joaquín el Chapo Guzmán en 2016 favoreció la posición de México en el combate a la delincuencia organizada y aumentó la confianza en la opinión pública internacional y mandó un mensaje de debilidad de la organización criminal. Por ello, la liberación del jueves de su hijo vuelve a elevar las alertas sobre el poder del cártel.

Lo que vimos ayer preocupa porque da un mensaje del Cártel de Sinaloa hacia afuera: tiene la capacidad de rebasar el Ejercito mexicano y desplegar una operación de la magnitud. Es la reactivación de una de las amenazas más  grandes a nivel internacional

, dice la especialista.

Para Torres, los hechos de Culiacán pueden complicar más la relación entre Ciudad de México y Washington.

En los últimos años, la relación de ambos países se ha complicado por las posturas antiinmigración del presidente Donald Trump y su promesa de construir un muro en la frontera sur de su país.

La liberación de Guzmán ocurre no solo en medio de un periodo electoral en el que el mandatario busca la reelección, sino también en el marco de la ratificación de Estados Unidos del T-MEC, un acuerdo comercial tripartita entre las naciones de América del Norte.

¿Estado fallido?

La decisión del Gabinete de Seguridad la noche del jueves podría reactivar la discusión sobre si México es o no un Estado fallido, considera Ramírez Uresti.

Un Estado fallido es aquel que ha perdido el monopolio en el uso legítimo de la fuerza, se muestra incapaz para suministrar servicios básicos o carece de una autoridad legítima en la toma de decisiones, de acuerdo con el centro de estudio Fund for Peace.

“México ha estado en boca de los organismos internacionales por la inseguridad, los feminicidios y la trata, aunque casi a nadie le gusta recordarlo”, comenta.

En ese tenor, tanto ella como Torres consideran desatinada la retórica vacía de Andrés Manuel López Obrador al referirse al tema de la inseguridad.

“Tiene que haber un replanteamiento en el lenguaje que usa el presidente al desestimar al crimen organizado y de la estrategia de seguridad. El Ejercito está más ocupado deteniendo migrantes en la frontera sur que garantizando la seguridad de sus ciudadanos”, considera Torres.

La violencia en Culiacán es reflejo de una fallida política de seguridad, consideran expertos.