17 de agosto 2021 | 5:00 am

La pandemia del COVID-19 evidenció no solo las pronunciadas carencias del sistema de salud, sino también  el reto que representará su financiamiento en el corto y mediano plazo, ante el crecimiento de la población de la tercera edad. 

Bajo este escenario, se abre la oportunidad de lo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) denomina como economía plateada, la cual atiende este tipo de problemas que no solo aquejan a México, sino a todo el mundo.

“La economía plateada es aquella parte de la economía global vinculada al cambio demográfico producido por el envejecimiento de la población cuyo enfoque se centra en las necesidades y demandas de los adultos mayores”, expuso el BID en un documento titulado ‘La economía plateada en América Latina y el Caribe: El envejecimiento como oportunidad para la innovación, el emprendimiento y la inclusión’.

En México existen 11.8 millones de adultos en edad de retiro, de los cuales 33.2% trabajan; lo cual es “un porcentaje elevado”, pues a los 65 años las personas ya deben jubilarse y esto es resultado de cómo está conformado el mercado laboral, comentó la directora de investigación del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), Alejandra Macías.

También lee: Mercado laboral agrega 116,543 empleos en julio, de acuerdo con el IMSS

Hasta junio de este año había 63,693 personas de 65 años en adelante desempleadas. En junio del año pasado, en medio del gran confinamiento, había 104,598 adultos mayores desocupados. 

Macías hizo énfasis en la alta informalidad laboral, donde “hay personas que nunca cotizaron, con lo que no tienen acceso a una pensión, pero (eso) no resuelve el problema de salud, alimentación, transporte y vivienda y por eso tienen que seguir trabajando”.

Para lograr un equilibrio que mejore su calidad de vida, México aún está a tiempo para crear las bases mediante políticas públicas que incentiven su participación en el mercado laboral.

Gran parte de los adultos mayores de 65 años se encuentran trabajando y se podría incentivar más la participación de adultos mayores en el mercado laboral. Tenemos la creencia de que entre más grandes las personas hay menos probabilidad de que las contraten, entonces tenemos que cambiar ese pensamiento y decir que todavía son productivas y tienen experiencia

señaló Macías

La oportunidad y el reto

Hacia los próximos años las oportunidades para las empresas son diversas, no solo para el interior de la economía al momento de emplear a los adultos mayores y que se traduzca en consumo en otros sectores.

También se abre la posibilidad de fortalecer el atractivo del país y que personas del extranjero jubiladas vivan en México. Según el Índice de Jubilación Global Anual de 2021, México es el tercer país más atractivo para personas de otros países.

Mientras que el reto hacia este sector de la sociedad se acentúa en los sistemas de pensiones, con una población que irá envejeciendo y el Estado deberá buscar las formas de financiar y otorgar recursos para que cubran parte de sus necesidades.

En 2018, el gasto en pensiones era de 44,392 millones de pesos y en 2024, el gobierno prevé que ascienda a 370,000 millones de pesos.

El profesor de Economía de la FES Aragón, Ángel Barreto, consideró que este sector ha sido históricamente relegado de beneficios sociales y al que hay que prestar atención.

“No solo verlo como un sector susceptible a cuidados de salud; no solo se trata de garantizarles (…). Se trata de crear mecanismos de inclusión financiera donde tengan la posibilidad de acceder a créditos; es importante cambiar las formas de exclusión financiera porque tienen la posibilidad de consumir”, según Barreto.

Esperanza de vida

Un elemento que no se debe dejar de considerar en las políticas públicas es el aumento en la esperanza de vida, más cuando esta es de 79.2 años para las mujeres y de 74 años en hombres en México, según la Organización Mundial de Salud (OMS).

De hecho, la directora de investigación del CIEP no descarta que se ponga en debate si debe aumentarse la edad de retiro ante estas expectativas de esperanza de vida, pero siempre y cuando se mejoren las condiciones de trabajo.

Hay personas que tienen 70 años y siguen trabajando (…) tiene que haber estos cambios integrales entre el mercado laboral y prestaciones que se tienen en el mercado formal,

indicó Macías

La población mayor de 60 años en México representa el 12% del total, pero para 2050 será el 24.7%, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lo que sugiere un envejecimiento paulatino a lo largo del tiempo. 

“Es importante que se considere que tienen la capacidad de desarrollar tareas complejas como intelectuales y manuales. La etapa de los 60 a 70 años se considera como adultos mayores jóvenes (…) con posibilidades de participar en el mercado laboral”, añadió Barreto.

El académico de la UNAM planteó que en México hay tiempo de crear políticas públicas antes de que empiece un proceso acelerado de envejecimiento poblacional y si no se generan es probable que surjan retos que difícilmente se podrán solucionar en un corto plazo.

Mientras el mundo se recupera de la pandemia, el tiempo avanza y la sociedad envejece, con la oportunidad de debatir la importancia de la economía plateada.