30 de septiembre 2019 | 4:26 pm

Advertisement

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) y sus Organismos de Cuenca otorgaron 77 títulos de concesión en acuíferos que no tenían suficiente capacidad entre abril de 2015 y diciembre de 2018, señaló este lunes el laboratorio en políticas públicas Ethos. 

De estos, 61% se encuentran en la región hidrológica Lerma-Santiago-Pacífico, 28% en la cuenca de Río Bravo y 13% en la de la Península de Baja California, dijo la asociación al presentar el estudio Corrupción en el sector agua: ¿quién es el responsable de la crisis?

Entre los principales problemas en las concesiones es la existencia de patrones irregulares, pues las autoridades avalan las concesiones incluso cuando los solicitantes no cuentan con toda la documentación necesaria, carecen de los datos suficientes para garantizar que la explotación de la cuenca sea sustentable a largo plazo o incluso cuando saben que los acuíferos son catalogados como deficitarios.

Es la propia Conagua y/o sus Organismos de Cuenca quienes, aun conociendo las consecuencias de la sobreexplotación y el estatus deficitario de los acuíferos, aprobaron el otorgamiento de concesiones

, dice el estudio. 

Lerma-Santiago-Pacífico

Esta región hidrológica administrativa se ubica en los estados de Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Michoacán, Nayarit, Querétaro y Zacatecas. 

Por la cantidad de actividades económicas realizadas en la zona, la cuenca Lerma-Santiago-Pacífico es la segunda que más aportó al Producto Interno Bruto en 2016, solo por detrás de Aguas del Valle de México, de acuerdo con el Atlas de Agua en México 2018. 

En el valle de Aguascalientes, al centro del estado homónimo, se otorgaron 37 concesiones dudosas entre abril de 2015 y diciembre de 2018, pese a que desde 2012 se publicó en el Diario Oficial de la Federación que la extracción desmedida del agua estaba impactando en la rentabilidad de los cultivos, la calidad y los terrenos.

También se detectaron irregularidades en los acuíferos Valle de Chicalote (8), El Llano (1) y Valle de Calvillo (1). 

Actualmente, 80% de los acuíferos utilizados en la región se usan en agricultura, mientras que 9% es para abastecimiento público urbano, de acuerdo con datos de Conagua. 

Río Bravo

La región hidrológica Río Bravo se extiende entre los estados de Chihuahua y Tamaulipas, lo que la convierte en la de mayor superficie del país (390,440 kilómetros cuadrados) y la tercera de mayor aportación al PIB, de acuerdo con el Atlas de Aguas de México 2018

Entre 2015 y 2018, en esta zona se entregaron 20 concesiones dudosas en cuatro acuíferos, de acuerdo con Ethos.

Entre las principales irregularidades detectadas en la materia está la obtención de la concesión de explotación de agua, pese a que los solicitantes no ofrecieron documentación a las autoridades, señala el estudio.

En 2016, la Auditoría Superior de la Federación reveló que 37 expedientes en las regiones Lerma-Santiago-Pacífico y Río Bravo tenían este problema. El organismo también señaló que este problema puede deberse a la falta de controles institucionales entre los reguladores de agua. 

Península de Baja California 

Dentro de esta región hidrológica, los principales problemas de concesiones se ubican en Baja California Sur, señala el estudio de Ethos.

En los acuíferos de San José del Cabo y de La Paz se otorgaron 10 permisos de explotación dudosos o indebidos. 

De estos, solo uno se destinó a abastecimiento público urbano, mientras que la mitad fueron concesiones agrícolas, muestra el estudio.