21 de octubre 2019 | 9:15 am

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar dispuesto a comparecer sobre las razones de su gobierno para liberar al presunto delincuente Ovidio Guzmán la semana pasada.

Sí me gustaría comparecer si lo solicita la autoridad para ir a dar a conocer mis razones, el porqué no a la violencia. En todos los casos se tiene que castigar a los presuntos delincuentes, se tienen que detener, pero lo más importante es cuidar la vida,

declaró este lunes el mandatario en su conferencia matutina.

El viernes el PAN denunció a López Obrador y al secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, por violentar marcos legales al librar al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Reconoció que su administración investiga el operativo al que calificó como una acción precipitada y carente de preparación.

Descartó además renuncias en su gabinete tras el operativo del jueves, donde hubo ocho personas muertas.

Sostuvo que la decisión de suspender las acciones contra el presunto delincuente muestra la nueva política de su gobierno en materia de seguridad.

El caso de Culiacán sirvió en ese sentido para confrontar los dos modelos (…) gritaban que era necesario mostrar los pantalones, pero con los pantalones de otros y decidimos no arriesgar la vida de las personas,

argumentó .

Reiteró que un gobernante puede poner en riesgo su vida, pero no tiene derecho a poner en riesgo la vida de los demás.

Dijo que con el paso del tiempo la gente de Sinaloa juzgará si el gobierno federal hizo bien o mal: “Yo tengo mi conciencia tranquila”.

“Lo del jueves demostró que hay un cambio verdadero”, apuntó.