9 de marzo 2020 | 10:03 am

Con motivo del 8 y 9 de marzo, EL CEO invita a mujeres empresarias, analistas y líderes en su campo a compartir una reflexión sobre el Día Internacional de la Mujer y el movimiento #UnDíaSinNosotras.

Por: Verónica Uribe                                                                                                                  Analista bursátil

¿Qué es el “techo de cristal”? Es una metáfora que se utiliza para referirse a las barreras invisibles con las que nos topamos las mujeres al momento de buscar desarrollarnos en nuestra carrera profesional, y para alcanzar puestos de liderazgo relevantes dentro de las empresas.

Una de las principales causas, es la idea errónea de que por una “carga familiar” la mujer podría comprometerse menos con la compañía en la que colabora. Dicha carga se refiere mayormente a la maternidad, lo cual a su vez se relaciona con que, hoy día, las mujeres siguen dedicando un mayor número de horas al cuidado de la familia y del hogar que los hombres.

Vale la pena agregar que el hecho de que los mexicanos seamos de los que más tiempo dedican al trabajo asalariado respecto a otros países, con más de 40 horas invertidas a la semana al empleo, complica el equilibrio entre éste y la vida personal; por lo que, agregando el factor de la “carga familiar” a la ecuación, genera una desproporcionada desigualdad en las oportunidades laborales para las mujeres en México.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), durante 2019, la participación laboral de las mujeres en nuestro país fue del 47.0%, lo cual se compara con el 60.9% del promedio de la OCDE y con el 78.8% de la participación laboral de los hombres en nuestro país. Dichos datos, muestran el gran rezago que tenemos las mujeres en cuanto a oportunidades de trabajo; sin embargo, también hay que agregar el efecto de la brecha salarial y una menor posibilidad de alcanzar puestos directivos o de toma de decisiones.

Para ejemplificar lo anterior, realicé un ejercicio para conocer el porcentaje de mujeres que participan en los principales puestos y consejos de administración de las 35 empresas que componen el S&P/BMV IPC (Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores). El resultado fue desconcertante.

Según información de Bloomberg, únicamente el 9.8% del Top Managment y el 7.1% del Consejo de Dirección de dichas empresas son mujeres. Las cifras son aún más alarmantes cuando se observa que en 6 de las 35 empresas que componen el principal indicador del mercado accionario en México, en ambos casos, el porcentaje es 0%.

Considero que es importante mencionar que la compañía que cuenta con las mejores proporciones es Walmex (Walmart de México y Centroamérica) con el 31.3% de sus puestos directivos desempeñados por mujeres, y con una participación de 30.0% en su Consejo. No obstante, el porcentaje sigue representando apenas una tercera parte del total. Asimismo, destacó el caso de Ienova, que es la única emisora de la lista en la que los puestos de CEO y CFO son ejercidos por una mujer.

La evidencia muestra que los “techos de cristal”, más que una metáfora, son una realidad en nuestro país, por lo que considero que es muy importante hacer este problema visible, para que las empresas presten mayor atención y se ocupen en disminuir la brecha de género tan relevante que hay en muchos aspectos laborales. Adicionalmente, considero trascendente que mujeres con gran experiencia y un sólido conocimiento impulsen también el desarrollo de otras mujeres.

Sin duda aún hay mucho por hacer para alcanzar la equidad de género, y que las mujeres tengamos las mismas oportunidades de alcanzar puestos de mayor relevancia, con base en nuestras capacidades, aptitudes, conocimientos y experiencia, y no fundamentado en nuestro género. No obstante, creo que eventos como el organizado por BIVA, en el que se reconocieron a las Consejeras Independientes, ayudan a visibilizar el problema, así como a fomentar que las empresas hagan esfuerzos adicionales para disminuir la brecha de género y eliminar los “techos de cristal”.

Sobre la autora:

Verónica Uribe es analista bursátil con seis años de experiencia en los sectores alimentos y bebidas, consumo y financiero.

Este texto es un blog de opinión. Su contenido es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la postura de EL CEO.