13 de septiembre 2021 | 3:49 pm

“La industria del cine se compromete a trabajar con el sector de la tecnología para encontrar nuevas formas innovadoras de ofrecer entretenimiento a los consumidores.”

-Dan Glickman (político estadounidense, abogado, cabildero y líder sin fines de lucro)

Por Héctor Shibata y Ricardo Latournerie*

El ecosistema de venture capital (VC) es similar a la creación de una película. Todo inicia cuando el guionista genera una nueva historia, pero para llevarla a la pantalla grande necesita aliados que colaboren en este proyecto. Lo primero que hace es juntarse con el director de la película, ambos crean la historia y definen el guion. Son la parte creativa. Entonces aparece el productor ejecutivo, quien se encarga de financiar el proyecto y asegura su buen desarrollo.

Con el capital en mano, el director sale a realizar el casting para asegurar el talento necesario en la ejecución de la película. Los actores se han formado en universidades o centros de estudios especializados, así como el resto de los integrantes del equipo como son los maquillistas y estilistas, sonido, efectos especiales, cinematografía, edición, música, diseño de producción, etc. Todo el equipo se aventura a conseguir locaciones y grabar las escenas. Una vez terminada la grabación, edición y producción de la película, los estudios cinematográficos se dan a la tarea de distribuirla y proyectarla en salas cinematográficas.

Así como el mundo cinematográfico requiere de la colaboración de múltiples actores, el ecosistema de VC necesita la participación de múltiples contrapartes para su buen funcionamiento y desarrollo:

  • Director y guionista: Los fundadores de las startups toman este rol teniendo como principal objetivo identificar problemáticas y crear soluciones tecnológicas disruptivas con un modelo de negocios que les permita escalar y ser exitosos en el mundo empresarial. 
  • Actores y equipo: Son los colaboradores de las startups, cuya trayectoria, determinación, apetito por el riesgo y anhelo de éxito conforman un equipo con el perfil necesario que permita implementar y ejecutar la estrategia de la startup.
  • Productor ejecutivo: Son todos aquellos inversionistas que ven potencial en el proyecto y están dispuestos a invertir asumiendo riesgos, con la finalidad de tener un retorno financiero. Además de dinero, estos jugadores suelen proveer experiencia, contactos y todo lo que esté a su alcance para asegurar el éxito de la startup.
  • Escuelas de actuación y cine: El éxito de una startup suele estar ligado a la fortaleza de los integrantes de esta. Es por esto que la preparación que proveen las universidades, incubadoras, venture studios y aceleradoras son de vital importancia para el equipo fundador y operativo. 
  • Estudios cinematográficos y cadenas de cine: Toda startup requiere el impulso de socios comerciales que le permitan escalar y capturar participación de mercado. En algunas ocasiones, los corporativos, gobiernos o entidades privadas toman este rol apoyando a los emprendedores con tecnología, conocimientos, plataformas de distribución, acceso a clientes y contactos. 
  • Asociaciones cinematográficas: Existen participantes en el ecosistema de VC que apoyan el desarrollo de emprendedores, de fondos, de tecnologías y de innovación en general. Por ejemplo, Google for Startups, Amazon Launchpad, Microsoft for Startups, Startup Nation Central, NVCA, LAVCA, Global Private Capital Association, etc. 

Así como para una startup es esencial contar con alianzas estratégicas para el desarrollo de sus operaciones, los inversionistas también encuentran valor en desarrollar una red de aliados que les ayuden no solo a sus operaciones, sino también a invertir y compartir el riesgo. Normalmente, cuando una startup se encuentra en una ronda de capital habla con muchos inversionistas y, en caso de despertar interés, puede tener una o más ofertas o term-sheets. Estas ofertas incluyen la inversión de capital del inversionista líder, la cual usualmente es por un porcentaje de la ronda. Por lo tanto, la startup requiere generar interés de otros inversionistas que puedan acompañar la capitalización total de la ronda de inversión. A esto se le conoce como sindicato.

Una parte importante del modelo de negocios del VC recae en la colaboración con otros participantes. Es por ello que suelen compartir el pipeline con colegas de la industria. Es común que los fondos semilla generen relaciones no solamente con sus pares de etapa, sino también con fondos que invierten en etapas subsecuentes.

Tanto en la creación de una película como en las startups, la clave del éxito es la colaboración: nadie suele llegar muy lejos recorriendo el trayecto solo. Es importante crear relaciones estratégicas que permitan llevar a buen puerto cualquier emprendimiento. 

“Los cinco dedos separados son cinco unidades independientes. Ciérralos y el puño multiplica la fuerza. Ésta es la organización.”

-James Cash Penney (hombre de negocios y emprendedor estadounidense que fundó las tiendas J. C. Penney en 1902)

Héctor Shibata Salazar es profesor adjunto en EGADE Business School y director de inversiones y portafolio en AC Ventures Fund

Ricardo Latournerie es VC Investor

Este texto es una columna de opinión. Su contenido es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la postura de EL CEO.

Héctor Shibata también escribió sobre: 

Los cimientos del éxito: de inversión de venture capital a OPI

Ser emprendedor: ¿solo o en equipo?

Los copycats como fuente de generación de startups exitosas en VC

La profesionalización del venture capital en mercados emergentes