Viva_Aerobus

28 de julio 2022 | 6:36 pm

Advertisement

El alza en los precios del combustible provocó una caída en el flujo operativo y ganancias de Viva Aerobus en el segundo trimestre del año.

La aerolínea de bajo costo enfrentó un alza promedio de 122% anual en el precio de la turbosina, de acuerdo con el reporte trimestral enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Nos estamos enfrentando a factores externos adversos significativos, con los precios de la turbosina en su nivel más alto de los últimos 14 años, en 4.40 dólares por galón, así como a disrupciones en la cadena de suministro, entregas de nuevos aviones y componentes de repuesto

dijo el director general de la empresa, Juan Carlos Zuazua en el reporte.

La empresa detalló que tiene cubierto el 8.5% de su consumo previsto de turbosina para el resto del año. 

Viva Aerobus reportó 78 millones de pesos de utilidad neta, lo que significó una caída de 88% respecto al año previo.

Pese al desplome, la compañía logró retener rentabilidad, en comparación con su competidor de bajo costo, Volaris, que registró pérdidas por el alza en combustibles.

Te puede interesar: Volaris se desploma en bolsa tras reportar pérdidas por alza en combustibles

La compañía también registró un descenso de 41.9% interanual en su flujo operativo (EBITDAR), a 1,320 millones de pesos.

Más tráfico doméstico

Los ingresos operativos de Viva Aerobus crecieron 40.2%, a 7,281 millones de pesos, debido a mayores ingresos unitarios por pasajero por aumentos de tarifa y complementarios, recuperación del factor de ocupación y más capacidad. 

Entre abril y junio, los pasajeros reservados incrementaron 33.8%, a 5.2 millones, por una mayor demanda en el mercado nacional, que creció 40.5% interanual.

Esto compensó la caída de 3.3% en el tráfico internacional, que la línea aérea atribuyó a una elevada base de comparación en 2021, cuando el turismo de vacunas impulsó los vuelos al extranjero.

Aumenta flota

En el segundo trimestre, Viva Aerobus incorporó cuatro aeronaves más a su flota: un Airbus 321ceo y tres Airbus 321neo. Con ello, la flota de la empresa asciende a 61 aeronaves, 13 más de las que tenía en el segundo trimestre de 2021.

Las adiciones de aeronaves forman parte de los planes de crecimiento de la empresa, cuya demanda se vio beneficiada con la recuperación del tráfico aéreo tras la pandemia y tras la salida de Interjet del mercado.

Sin embargo, los planes también enfrentan los obstáculos por las disrupciones en cadenas de suministro.

El pasado 12 de julio, la compañía informó que por un retraso en la entrega de nueve aviones tendría que posponer la ampliación de algunas rutas en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y el reinicio de operaciones desde el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT).