23 de agosto 2021 | 5:00 am

La marca Starlink está en medio de una disputa en México entre SpaceX de Elon Musk y StarGroup, una empresa de telecomunicaciones que pelea la titularidad de la marca, ante la intención del magnate estadounidense de comercializar bajo ese nombre su servicio de internet satelital en el país.

La disputa empezó a finales de 2018, cuando Space Exploration Technologies Corporation (SpaceX) a través del despacho mexicano Méndez + Cortés, S.C. demandó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) la nulidad y caducidad de la marca Starlink.

Esto, bajo el argumento de que StarGroup no había utilizado la marca, además de señalar imprecisiones en los servicios de telecomunicaciones a proteger, según acusa la misma firma mexicana, que tiene el registro de otras marcas además de Starlink.

Lee también: Internet de Elon Musk en México está lejos de las ofertas de Telmex, izzi o Megacable

No obstante, el IMPI negó la solicitud de SpaceX al determinar que el registro de Starlink por parte de StarGroup “fue claro en cuanto al alcance de sus servicios y que sí había hecho uso de la marca”, aseguró la marca mexicana.

Ante la decisión del registro de marca, SpaceX presentó una demanda en la Sala Especializada en Propiedad Intelectual del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), quien declaró la nulidad y caducidad de la marca Starlink.

Por su parte, StarGroup destacó que en su demanda, SpaceX no sustentó haber utilizado antes la marca o un mejor derecho en México o el extranjero.

La resolución supuso para StarGroup una acción para favorecer a la empresa de Elon Musk, con lo que se promovió un amparo contra las resoluciones de la Sala Especializada y la decisión final sobre el destino y uso de la marca Starlink sigue en suspenso.

Starlink, registro de persona física

La titularidad del registro de la marca Starlink ante el IMPI en la Clase 38 de Productos y Servicios de Telecomunicaciones la ostenta José de Jesús Aguirre Campos, a quien le fue otorgada en noviembre de 2015 bajo el número de registro 1588979, el cual está vigente hasta el 13 de agosto de 2025.

Starlink, una marca registrada por una persona física, posteriormente suscribió una licencia para la empresa Televera Red S.A.P.I de C.V., quien actualmente explota la marca y quien también tiene su registro como proveedor de servicios telecom ante Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Televera Red S.A.P.I de C.V. es el nombre legal de StarTV, una de las marcas que se desprende de StarGroup.

El proyecto de SpaceX

El proyecto Starlink se encontró en México con que había una marca registrada a nombre de una persona física, lo que obstaculizaba el uso y exclusividad de la misma, por lo que se determinó emprender acciones, “toda vez que la marca está ociosa y no se está usando”, dijo por su parte José Juan Méndez, socio fundador de Méndez + Cortés, S.C.

En julio pasado, el IFT otorgó a Starlink el permiso para comercializar los servicios de internet satelital en México, sin embargo, al estar en disputa el nombre, es probable que por ahora los servicios no se comercialicen bajo ese nombre.

Lee también: Starlink, el servicio de internet de SpaceX, ya tiene unos 90,000 usuarios

Sobre si harán uso o no del nombre Starlink, Méndez considera que “por ahora no sería oportuno, no sería ni recomendación estar usando la marca”, aunque está decretada nula y caduca, está siendo apelada y podría dar lugar a otra serie de acciones.

“Lo correcto es esperar los plazos para confirmar las resoluciones y en su caso, ya proceder cuando se resuelva”, agregó.

Lo que se espera

En este preciso momento, nada está dicho. Sin embargo, lo único es que este tipo de litigios se vuelven millonarios, sobre todo cuando las empresas son de multimillonarios, quienes se ocupan de gastar lo que sea necesario con tal de ganar, explicó Cynthia Solís, socia de Lex Inf IT Legal Advisory.

La parte negativa es que estos procesos también acaban desgastando a las empresas chiquitas porque “no hay empresa pequeña que aguante un litigio de 10 años”, y por esa razón, se convierten en litigios millonarios, porque al final ‘se llega a un precio’.

Bajo el supuesto de que el registro mexicano queda vigente, pero se lo niegan a Elon Musk podrían darse dos escenarios.

Uno, en el sentido en el que la empresa mexicana podría iniciar otro procedimiento administrativo que se llama ‘infracción en materia de marcas’ para introducir un producto o servicio con una marca previamente registrada, lo que implicaría un nuevo litigio. 

Y dos, un escenario en el que las partes dejan de pelear y pactar un acuerdo para licenciar el nombre y que exista un pago de por medio autorizado por un determinado tiempo.

Mientras Méndez estima que el asunto se resolverá pronto, en alrededor de tres o cuatro meses, Solís augura que la culminación de la disputa podría darse hasta dentro de un par de años debido al amparo promovido por la firma mexicana.