fbpx
Nvidia Pascal GPU

19 de enero 2019 | 5:00 am

Nvidia fue una de las grandes beneficiadas por el boom de la criptominería, pero los tiempos cambian y el desplome en el valor de estas monedas virtuales le provocó no sólo pérdidas millonarias, sino también problemas legales.

En un inicio, los mineros podían usar CPU comunes para obtener criptomonedas, pero el proceso para minar se fue haciendo cada vez más complicado, lo que requirió mayor poder de cómputo y unidades de procesamiento gráfico (GPU) especializadas.

En el primer trimestre de 2018, los ingresos de Nvidia por ventas de GPU a criptomineros sumaron 290 millones de dólares, mientras que en el tercer trimestre del mismo año, el monto se desplomó a 18 millones.

Además de la caída en el valor de las criptomonedas -el bitcoin perdió más de 80% en un año-, los cálculos para minar requieren hardware cada vez con más poder y electricidad barata, lo que deja fuera de la jugada a los mineros pequeños.

En consecuencia, Nvidia se quedó con un exceso de inventarios de GPU que tuvo que vender con descuentos.

Los títulos de la empresa cayeron 54% en el cuarto trimestre de 2018, con lo que se convirtieron en los de peor rendimiento del S&P 500 en ese periodo, detalló CNBC.

Para dimensionar la caída, mientras en 2016 las acciones de Nvidia ganaron 227% y en 2017 subieron 82%, en 2018 cayeron 31%.

Su competidor AMD registró un avance de 80% en sus acciones el año pasado y el S&P 500 bajó 4.4% (incluyendo dividendos), subrayó el sitio The Motley Fool.

La demanda

Inversionistas de Nvidia buscan presentar una demanda colectiva contra la empresa, a la que acusan de no haber presentado toda la verdad sobre su negocio de criptominería y de no haber estado tan preparada como afirmaba para enfrentar el cambio en la demanda de sus GPU.

“La queja señala que la debilidad de la demanda tuvo un impacto en las acciones y alega que Nvidia prometió falsamente a los inversionistas que absorbería los efectos de la baja en la demanda”, detalla el sitio Biz Journals.

El CEO de la empresa, Jensen Huang, y la CFO, Colette Kress, son los ejecutivos mencionados en la demanda.

“Las acciones de Nvidia llegaron a niveles récord mientras los analistas procesaron estas promesas repetidas a los inversionistas”, señala la demanda. “Mientras tanto, los ejecutivos de Nvidia estaban vendiendo montos significativos de sus acciones, incluyendo el CEO Huang, que vendió 110,000 acciones, lo que le dio una ganancia de 18 millones de dólares”.

El 19 de febrero, un juez decidirá si les permite presentar una demanda de acción colectiva. Mientras tanto, los abogados de  Schall Law Firm and Glancy Prongay & Murray LLP ya están buscando a más inversionistas que hayan perdido al menos 100,000 dólares para sumarlos al proceso legal.