fbpx
Elon Musk

10 de junio 2019 | 2:18 pm

La clasificación de Tesla en dos sitios web de empleos de alto perfil disminuyó, lo que sugiere que la insatisfacción laboral en la compañía de autos eléctricos se está intensificando en medio de despidos, cambios de estrategia y rotación de ejecutivos, de acuerdo con un reporte de Reuters.

La empresa se ubicó en el lugar 16 en la lista anual de ‘Top Companies 2019’ de LinkedIn, publicada en abril. Había ocupado los puestos quinto y sexto en 2018 y 2017, respectivamente.

El ranking está basado en miles de millones de acciones tomadas por sus más de 600 millones de usuarios que indican el interés y la demanda de empleo.

La agencia de noticias agregó que en el sitio de empleos Glassdoor, la calificación general de Tesla cayó a 3.2 estrellas de 5 posibles en el primer trimestre del año. El fabricante de autos había anotado un máximo de 3.6 en 2017.

La calificación promedio de los casi 1 millón de empleadores tomados en cuenta por el sitio es de 3.4.

También en el primer trimestre  el índice de aprobación del CEO de Tesla,  Elon Musk, se redujo a 52%, desde un máximo de 90% en 2017.

La calificación de ‘recomendar a un amigo’ del fabricante cayó a 49% durante el periodo enero-marzo desde un máximo de 71% dos años antes, según Glassdoor.

Las clasificaciones de Glassdoor para cultura y valores, oportunidades de carrera, liderazgo senior y perspectivas de negocios positivas a seis meses cayeron. Solo el ‘equilibrio trabajo-vida’ y ‘compensación y beneficios’ permanecieron estáticos. No hay métricas con mejoras.

Al conocer la clasificación, una portavoz de Tesla dijo que la compañía sigue siendo un empleador muy solicitado.

Aseguró que recibió más de medio millón de solicitudes de empleo en 2017 y 2018, y que espera superar esa cifra en 2019.

Tesla también formó parte de la lista de Forbes de ‘Compañías más innovadoras’ el año pasado.

La firma de análisis laboral Universum calificó a Tesla y a la compañía hermana SpaceX como las más atractivas para los estudiantes de ingeniería.

Mientras Musk se prepara para hablar sobre el crecimiento futuro en la reunión anual de accionistas de Tesla el martes, el fabricante de automóviles está atravesando un periodo difícil.

Dos años después del lanzamiento oficial de su sedán Modelo 3, destinado a catapultar a la compañía como productora de automóviles eléctricos, Tesla todavía está luchando por alcanzar sus objetivos.

La compañía perdió 700 millones de dólares en el primer trimestre y experimentó una caída en las entregas de vehículos, lo que generó preocupación sobre la demanda de los consumidores y la logística de envío.

Wall Street también tiene los ojos puestos en la firma, con las acciones de la compañía cayendo 39% en lo que va del año. Analistas han reducido sus calificaciones luego de que la compañía anunciara menores entregas.

El director financiero se retiró en enero y el principal abogado de la compañía se fue en febrero después de dos meses en el puesto.

Tesla tenía 48,817 empleados de tiempo completo a fines de 2018, luego de una reducción de personal del 9% anunciada en junio de 2018, según documentos presentados al regulador financiero de Estados Unidos. La empresa anunció que despediría a otro 7% de su fuerza laboral en enero pasado.

En un correo electrónico de la compañía el mes pasado, Musk dijo que todos los gastos serían revisados y agregó que los gastos actuales podrían acabar rápidamente con el reciente aumento de capital.

Tesla tiene 1,100 empleos publicados en su sitio web, en comparación con los 2,510 de enero, según cifras proporcionadas por el sitio Thinknum. Muchos muestran vacantes desde octubre.