fbpx

4 de diciembre 2019 | 11:25 am

Pese a tener una situación financiera estable, Twitter se encamina a realizar un movimiento en el mercado bursátil un tanto extraño: la emisión por primera vez de bonos basura.

La red social lanzará esta semana un bono por 600 millones de dólares en el mercado de alto rendimiento con una tasa de rendimiento de 4.5%, de acuerdo con Bloomberg.

Este es un tema algo inusual porque la compañía de redes sociales realmente no necesita el dinero; se trata más de enviar un mensaje de estabilidad a los mercados,

escribió en Bloomberg el analista Marcus Ashworth.

Esta estrategia contrasta con lo que hicieron WeWork y Tesla, que emitieron bonos basura al tiempo que gastaban dinero y sus notas tenían un rendimiento inferior, según el medio especializado.

También Netflix ha emitido bonos basura con el objetivo de recaudar dinero y financiar producciones.

Inversionistas que suelen adquirir este tipo de instrumentos no verían con malos ojos la emisión de Twitter debido al temor de una recesión económica en Estados Unidos.

Es una operación de alta calidad en todas las clases de activos,

consideró el gerente de cartera de alto rendimiento en Diamond Hill Capital Management, John McClain.

Bonos basura, populares entre tecnológicas

Las incursiones de Twitter en mercados de deuda han sido principalmente a través de préstamos convertibles, cuyo instrumento de garantía híbrida paga intereses, similar a los bonos, pero  pueden ser cambiados por acciones después de superar el precio previamente acordado.

Bloomberg recordó que “históricamente (los bonos basura) han sido populares entre las empresas de tecnología de rápido crecimiento que pueden carecer de las calificaciones crediticias necesarias para obtener apoyo en los mercados de deuda tradicionales”.

El analista de Moody’s, Neil Begley, dijo que la red social ha demostrado “un fuerte crecimiento de ingresos y generación de flujo de efectivo libre”.

Durante 2018, Twitter reportó un flujo de efectivo de 856 millones de dólares.

No obstante, Begley advirtió que “Twitter es pequeño en relación con su competencia en publicidad y redes sociales, y la actividad de los usuarios puede ser voluble”.