Estados Unidos Línea 12

4 de mayo 2021 | 6:00 pm

Grupo Carso, matriz de Carso Infraestructura y Construcción (Cicsa), una de las empresas encargadas de la construcción de la Línea 12 del Metro de Ciudad de México, indicó que aguardará a que concluyan los peritajes correspondientes tras el desplome ocurrido la noche del lunes.

Cicsa, Alstom e ICA conformaron el consorcio que ganó la licitación para construir la obra inaugurada en 2012.

Las autoridades capitalinas prevén que se realicen dos peritajes, uno por la Fiscalía General de Justicia de CDMX y otro por parte de la empresa noruega DNV, para investigar las causas y fincar responsabilidades por el siniestro que dejó un saldo de 79 personas trasladadas a hospitales y 24 muertos.

También contemplan llevar a cabo una revisión estructural detallada del viaducto elevado para garantizar la operación de la línea en su totalidad.

EL CEO preguntó a Grupo Carso sobre una eventual participación en la rehabilitación de la obra, pero por el momento limitó sus comentarios a esperar el fin de las investigaciones y manifestó su solidaridad con las víctimas y sus familias.

En 2017, la empresa propiedad de Carlos Slim, junto a las compañías Colinas de Buen, Construcción de Obras para el Transporte, T.S.O y Systra destinaron 15 millones de pesos a trabajos de reforzamiento en columnas y trabes de los tramos Olivos-Nopalera y Nopalera-Zapotitlán, que sufrieron afectaciones tras el sismo del 19 de septiembre.

En tanto, Alstom compartió un breve comunicado en el que reiteró su disposición para colaborar con las autoridades en las indagatorias y precisó que su participación en el proyecto “se limita a sistemas de suministro de energía, señalización, monitoreo y control y algunos equipos de depósito, así como pruebas y puesta en servicio de una parte de los subsistemas electromecánicos y de trabajo en vías”.

ICA dijo a Reuters que no haría comentarios, aunque compartió un gráfico en el que muestra que no participó en la construcción del tramo colapsado.

La empresa TÜV Rheinland, que en 2015 recibió el encargo de supervisar las obras de reparación tras el cierre temporal por deficiencias, emitió un comunicado en el que indicó que sus actividades no estuvieron relacionadas con la infraestructura ni resistencia estructural, sino en desarrollar medidas de mejora “para remediar los problemas técnicos de la ingeniería de sistemas, la interfaz entre el material rodante y la tecnología de las vías”

Línea 12, marcada por problemas

Desde su construcción, la Línea 12 del Metro ha enfrentado conflictos y cuestionamientos por retrasos, sobrecostos e irregularidades.

La obra edificada bajo la gestión del entonces jefe de Gobierno de Distrito Federal, Marcelo Ebrard, tuvo un costo de 26,000 millones de pesos, superior a los 17,500 millones de pesos anunciados incialmente.

En 2014, el Metro suspendió temporalmente el servicio en las 11 estaciones del tramo elevado por una serie de deficiencias, que incluían errores en la planeación, diseño y construcción del proyecto, y una aceleración en el desgaste de las vías derivada de que las medidas de los vagones no coincidían con los rieles.

Aunque se realizaron las modificaciones necesarias para reabrir las estaciones cerradas en noviembre de 2015, el entonces director del Metro, Jorge Gaviño, señaló que la Línea Dorada seguiría necesitando alrededor de 200 millones de pesos anuales para mantenimiento y modificaciones.

Empresas del consorcio, con participación en megaproyectos

Tanto ICA como Carso están involucradas en la construcción de algunos de los proyectos prioritarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como el Tren Maya.

ICA, a través de la subsidiaria Consorcio del Mayab, obtuvo la construcción del Tramo 4, que va de Izamal a Cancún, por adjudicación directa en mayo de 2020, debido a que la compañía tiene la concesión para operar la autopista Kantunil-Cancún, y el tramo requiere 218 de los 241 kilómetros que comprende la vía.

En tanto, FCC y Cicsa, de Carlos Slim, ganaron la licitación del Tramo 2, que va de Escárcega a Calquiní, con una propuesta económica de 18,553.7 millones de pesos en abril de 2020.