19 de diciembre 2019 | 4:04 pm

La startup española de entregas a domicilio Glovo se convirtió en el segundo unicornio de España tras una nueva ronda de de financiamiento que la llevó a alcanzar una valoración de 1,000 millones de dólares.

El término unicornio es utilizado en el sector de las startups para designar a empresas privadas cuya valoración -basada en la recaudación de fondos en rondas con inversionistas- supera los 1,000 millones de dólares. 

Al alcanzar esa cifra, Glovo se une a Cabify, que se convirtió en unicornio en enero de 2018.

En 2014, la plataforma de viajes eDreams fue la primera española en ser unicornio, mote que perdió después de debutar en bolsa, donde perdió casi 90% de su valor de capitalización en los primeros seis meses de cotización. 

En la nueva ronda de financiamiento, Glovo indicó haber captado 150 millones de euros, principalmente provenientes del fondo soberano de Abu Dabi, Mubadala y otros inversionistas como el fondo de capital de riesgo Lakestar, Idinvest Partners y Drake QSR, que ya habían invertido en Glovo anteriormente.

Aumentar la plantilla laboral y mejorar la app 

Los fondos recaudados servirán para “la contratación de 300 ingenieros adicionales para mediados de 2020” para mejorar la aplicación y “reducir los tiempos de espera para los repartidores y usuarios”, detalló Glovo.

La inversión en Glovo refleja nuestro compromiso con el mercado tecnológico europeo,

afirmó el fondo Mubadala citado en el comunicado.

Este fondo precisó que a mediados de 2018 decidió invertir 400 millones de euros en ese sector de Europa.

Otra de las puestas de la startup se dio con la adquisición de Pizza Portal en Polonia, donde está desarrollando un segundo centro tecnológico en el que busca mejorar sus capacidades de ingeniería y sistemas tecnológicos.

A diferencia de sus competidores Deliveroo o UberEats, Glovo no se limita al reparto de comida de restaurantes a domicilio, sino también entrega otros productos, como medicamentos y flores.

Glovo quiere aumentar sus inversiones en sus “dark stores”, almacenes que albergan productos comestibles destinados únicamente para entregas, previendo abrir 100 para 2021, contra siete actualmente en servicio en Europa y América Latina (Buenos Aires y Lima). 

Presente en 288 ciudades de 26 países, Glovo emplea a 1,500 personas y se basa en una red de cerca de 50,000 repartidores, que circulan en bicicleta o moto.

Con información de AFP y Reuters

Advertisement
Advertisement