fbpx

25 de junio 2019 | 5:00 am

La necesidad de los operadores de telecomunicaciones de aumentar su capacidad para poder satisfacer la creciente demanda de los usuarios para ver más contenido como Netflix, conectar más objetos a Internet y ver más videos en YouTube fue la pauta para que América Móvil y Telefónica se aliaran para desplegar un cable submarino.

Expertos del sector coinciden en que el despliegue de esta infraestructura va a facilitar el flujo de información en países en donde se requiere mayor ancho de banda, lo que, además, beneficiará a ambas compañías, dado el potencial que puede alcanzar.

Esta alianza tiene una visión a corto y largo plazo, porque la capacidad que van a tener allí es muy amplia, entonces, definitivamente están contemplando esa demanda desde ahora, en respuesta al alto tráfico que sucede ahora y que va a seguir creciendo ,

comentó Gonzalo Rojón, socio director de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Este lunes, la empresa controlada por Carlos Slim y Telxius, el brazo de infraestructura de Telefónica Movistar, anunciaron una alianza para desplegar infraestructura en la costa latinoamericana del Océano Pacífico, que conectará Puerto San José (Guatemala) con Valparaíso (Chile), con puntos de amarre adicionales en Salinas (Ecuador), Lurín (Perú) y Arica (Chile).

Si bien ninguna de las empresas reveló el monto de inversión destinado para el proyecto, sí detallaron de manera conjunta que se desplegarán 7,300 kilómetros de cable submarino en toda la costa del Pacífico de América del Sur, con la finalidad de ofrecer los más altos niveles de servicio, fiabilidad y seguridad.

Respecto a la inversión realizada en el proyecto, Oscar Von Hauske, Chief Operating Officer (COO) de América Móvil, aseguró que ello confirma el compromiso de la empresa para brindar un mejor servicio a sus clientes con la última tecnología.

Por su parte Telefónica, en voz de Guillermo Ansaldo, Chief Global Resources Officer de la compañía, señaló que Telxius está convencida de las ventajas de compartir infraestructuras y unir fuerzas con América Móvil.

No solo nos permitirá ofrecer la última tecnología y la latencia más baja a nuestros socios y clientes en los mercados clave de Latinoamérica, sino que también valoramos notablemente la eficiencia que supone trabajar con América Móvil en el despliegue de este nuevo cable ,

aseguró el vocero de Telefónica. 

Apenas en enero pasado, América Móvil concretó la compra de la filial de Telefónica en Guatemala por alrededor de 333 millones de dólares, un mercado que buscaría fortalecer con activos atractivos por explotar dado el potencial de la región, opinó por su parte Jorge Bravo, analista de Digital, Policy & Law.

En ese sentido, dado que el cable submarino requiere de muchísima inversión, es un ‘ganar-ganar’ para ambas empresas, agrega Bravo, porque mientras más socios sean, el despliegue va a ser más rápido, con lo que se economizan costos de cada una de las partes, lo que les permitirá conectarse en varios países de América Latina.

Viene una nueva era de cables submarinos por el crecimiento exponencial de los datos móviles, entonces están pensando no solo en sus servicios de banda ancha, sino de video más lo que se sume, por lo que es una inversión visionaria de la demanda de los próximos años ,

aseguró el experto. 

Además de conectar en estos países, los expertos no descartan que tanto América Móvil como Telefónica aprovechen la capacidad del cable submarino para que, una vez desplegado, arreden capacidad a otros jugadores en esos mercados.