5 de septiembre 2019 | 5:00 am

El título de concesión única de uso público otorgado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos define los alcances de conectividad de la nueva empresa, establece responsabilidades como el cumplimiento al principio de Neutralidad a la Competencia y permite el cobro de cuota sin fines de lucro.

Esta concesión para uso público estará vigente por 30 años contados a partir de la fecha de su otorgamiento –firmada el 3 de septiembre de 2019–, y podrá ser prorrogada conforme a lo dispuesto en la Ley.

El pasado 2 de agosto el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de la empresa filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para dar conectividad en las zonas remotas del país, concesión que fue solicitada el 5 de agosto y que le fue concedida tan solo un mes después de realizada la solicitud.

Sin embargo, para algunos actores de la industria, la celeridad con la que el Instituto otorgó la concesión a CFE Telecomunicaciones refleja la urgencia del gobierno de echar a andar el plan de conectividad universal.

Principales disposiciones

La principal disposición de este título de concesión es el acceso a internet que brindará el concesionario de manera gratuita, con el fin de satisfacer las necesidades de conectividad de los sitios públicos y al que podrá conectarse el público en general mediante puntos de acceso.

Asimismo, el IFT establece que el concesionario podrá proveer servicios de conectividad a nivel nacional, excepto en las denominadas ‘localidades con conectividad’, así como el servicio de acceso a internet gratuito en sitios públicos, también a nivel nacional.

En ese sentido el regulador especificó que, en caso de haber empezado a ofrecer los servicios en una localidad determinada, otro concesionario y/o autorizado preste servicios de telecomunicaciones en la misma zona, CFE Telecom podrá continuar proveyendo estos servicios siempre que no genera distorsiones al mercado.

El principio de Neutralidad a la Competencia fue uno de los puntos centrales de discusión que algunos jugadores de la industria pusieron sobre la mesa, dada la preocupación de que el Estado pudiera afectar la competencia; sin embargo, el título deja en claro la obligación del concesionario al respecto.

Esto significa que el Estado tiene la obligación de no generar distorsiones al mercado como consecuencia de la propiedad pública del concesionario.

Además, el título permite que en la provisión de servicios, el concesionario realice el cobro de cuotas de recuperación, siempre y cuando éste no tenga fines de lucro, de acuerdo con el documento publicado en el Registro Público de Concesiones.

Pistas positivas

José Luis Peralta, consultor de Cierte Consulting, comentó en entrevista que los elementos integrados en la concesión única tienen una ‘lectura positiva’, no solo para las empresas interesadas en el proyecto, sino para la industria de telecomunicaciones en general. 

En ese sentido, el también socio fundador de Plan A dijo que una de las principales preocupaciones de la industria era que el Estado compitiera con servicios gratuitos, sin embargo, la concesión es clara al precisar que podrá prestar servicios solo en donde no hay conectividad.

No hay conectividad en cerca del 5% de la población, y es ahí a donde tendrá que llegar esta red. Es un gran reto, pero sí podemos sumar esfuerzos y crear sinergias

comentó quien fuera comisionado de la extinta Cofetel. 

Entre las especificaciones del título de concesión está la de los sitios públicos en los que pueda proveer servicios de telecomunicaciones y radiodifusión sin fines de lucro, que se definen como aquellos a cargo de dependencias o entidades federales, estatales o municipales, o bajo programas públicos de cualquiera de las tres órdenes de gobierno.

Por su parte, Fabiola Peña Ahumada, abogada en telecomunicaciones, comentó que la concesión establece que la empresa no va a poder dar acceso al servicio gratuito en otro mercado donde haya otro proveedor, es decir, que puede llegar a donde no haya ningún otro jugador prestando el servicio.

Esto con el fin de incentivar a otros aunque CFE Telecom llegue, para que los demás proveedores se animen a entrar, aunque todavía no se conoce el proceso completo