17 de abril 2020 | 5:00 am

A medida de que el coronavirus empezó a expandirse, más allá de China, se encendieron las alarmas de emprendedores e inversionistas de todo el mundo, quienes vislumbraron el impacto que podría alcanzar el contagio. Sin embargo, en México no es lo único que les preocupa.

La regulación en materia de competencia ha resultado ser el ‘talón de Aquiles de emprendedores e inversionistas en el país quienes, preocupados por los obstáculos que enfrentan varias startups para desarrollar su negocio, propondrán modificaciones en materia de legislación.

Firmas como Konfío, Kavak y Clip, que no implican un riesgo de concentración y tampoco de monopolio tienen sus inversiones en pausa, sin poder recibir financiamiento, lo que podría incluso ‘matarlas’ si no levanta capital, comentó a EL CEO Eugenio Perea, emprendedor e inversionista.

Las startups no operan con flujos positivos. Entonces, si una empresa planea una ronda de inversión cada 18 o 24 meses, y de pronto la autoridad se toma 4 meses para resolver, las empresas están en un riesgo latente

Uno de los elementos que juegan en contra de estos emprendedores es el tiempo excesivo en los procesos de análisis de competencia que enfrentan las startups en México, de acuerdo con la Asociación de Emprendedores de México (ASEM).

Otro de los factores que generan preocupación entre los emprendedores es la pausa en las rondas de inversión desde hace meses por parte de las autoridades de competencia, lo que no solo genera incertidumbre, sino también imposibilita los planes de crecimiento de las startups.

Entre las solicitudes que la Asociación tiene está el que no se sobrerregule a las startups, además de que hace un llamado tanto a la Cofece como al IFT incorporar en su análisis la importancia de estos esquemas de negocio y que de manera conjunta resuelvan las concentraciones.

Este punto en particular está en el polo contrario a la realidad, pues desde hace meses tanto la Comisión Federal de Competencia Económica como el Instituto Federal de Telecomunicaciones se disputan la competencia en el caso de la concentración de Cornershop y Uber.

Al respecto, Perea opinó que la solicitud en competencia económica por parte del IFT es errada, pues en caso de que le correspondiera al Instituto y no a la Cofece, significaría que todo lo que pasa por internet es competencia del Instituto lo que, en su opinión, no es así.

¿Nueva ley?

Los emprendedores proponen modificar la Ley Federal de Competencia Económica. En primer lugar piden que el procedimiento simplificado y expedito de revisión de concentraciones debe aplicarse a las transacciones que involucran startups.

Asimismo, solicitan que para las transacciones que involucran startups, el análisis de concentración deberá poderse hacer una vez que se haya cerrado la transacción.

Sin embargo, la propuesta sugiere que la ley discriminar por tipo de empresa, lo que no va en línea con su espíritu, pues tiene que ser justa para todos, dijo por su parte Víctor Pavón Villamayor, presidente de Oxford Competition Economics.

Si se crea un cajón especial para las startups, en principio debería de haber una definición clara de que es, y eso no lo contempla en la ley. Sin embargo, por definición son empresas con mucha innovación y pocos ingresos, que no tiene un perfil de concentración

Otra de las demandas de la Asociación es “eximir a los inversionistas que no alcancen ninguno de los umbrales previstos en la ley de manera individual de ser requeridos como parte notificante en el proceso.

Además, que la Cofece y el IFT colaboren de manera conjunta en el análisis y resolución de concentraciones relacionadas a mercados digitales, con el fin de contar con un análisis integral y complementario.

Y finalmente, en caso de una nueva disputa entre IFT y Cofece, si los tribunales no resuelven en los 10 días que estipula la ley, la jurisdicción recaerá en la autoridad de competencia donde los agentes económicos hayan realizado la notificación de concentración.

México capta 1.1 billones de dólares

México captó una inversión de capital privado por un total de 1.1 billones de dólares comprometidos en 115 acuerdos, de acuerdo con la encuesta anual de Fondos de Inversión de Capital Privado en América Latina (LAVCA) realizada entre diciembre y febrero pasados.

El sondeo revela que el sector consumo/minorista recibió 200 millones de dólares en seis acuerdos, incluida la inversión de L Catterton en el holding de restaurantes Grupo MYT y Alta Growth Capital y la inversión de Nexxus Capital en Grupo Turistore, un holding de cadenas minoristas.

Además, reveló que México también continuó desarrollando sus renovables
activos energéticos, con la inversión de BlackRock en la planta de energía solar de Aguascalientes.