fbpx

18 de abril 2019 | 5:00 am

China sorprendió el miércoles a los mercados financieros. Su Producto Interno Bruto, producción industrial y ventas minoristas, superaron los estimados de los analistas.

Tan solo el crecimiento económico del gigante asiático fue de 6.4% el primer trimestre de 2019, cuando la expectativa era de 6.3%.

Si bien los datos de la segunda economía más importante del mundo ya son positivos, el gobierno chino está preparando medidas para impulsar el consumo en bienes electrónicos y automóviles eléctricos, de acuerdo con distintos reportes.

La publicación de indicadores económicos relevantes en China y rumores de que podrían anunciarse estímulos al consumo elevaron el apetito por riesgo en los mercados financieros y permitió la apreciación de la mayoría de las divisas de economías emergentes

dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco BASE, en un informe.

Al cierre de la semana pasada, el índice accionario de Shanghái presentaba un rendimiento de 31.10% en dólares, el mejor desempeño del mundo. Atrás del índice chino se ubicaban el RTS, de Rusia (27.30%); COLCAP, de Colombia (26.69%); ASE, de Grecia (23.44%) y NASDAQ, de Estados Unidos (20.30%).

Las buenas noticias chinas sirvieron de impulso para el peso mexicano y el S&P/BMV IPC, índice de la Bolsa Mexicana de Valores.

Este miércoles, el tipo de cambio spot se ubicó por octava sesión al hilo por debajo de los 19 pesos por dólar; cerró en 18.8307. Además, en el año, el peso acumula una apreciación de 4.27% frente al dólar.

El IPC avanzó 1.17% en la sesión y tiene un rendimiento en el año de 9.35%. En la sesión del miércoles cerró en 45,534.81, su nivel más alto desde el 7 de noviembre de 2018.

A los datos sólidos y expectativas de estímulos del gobierno chino se suma otro factor: la expectativa de un pronto acuerdo comercial entre China y Estados Unidos.

Aun que la fecha límite para un acuerdo comercial con Estados Unidos se puede retrasar, mantengo la probabilidad de 65% para que éste se realice. Un acuerdo solo de nombre, donde Estados Unidos pueda unilateralmente elevar de nuevo los aranceles si percibe que China está limitando las barreras no arancelarias

comentó en un análisis Dave Lafferty, estratega en jefe de Natixis IM.

Con información de Mario Calixto.