27 de agosto 2020 | 4:23 pm

Un buque con bandera de Irán fue cargado con óxido de aluminio procedente de Venezuela, luego de entregar suministros para un supermercado iraní en el país sudamericano este mismo mes, de acuerdo con tres fuentes familiares con el cargamento.

Se trata de uno de los signos más recientes de una relación cercana entre los dos países sancionados por Estados Unidos.

El óxido de aluminio es un polvo refinado de bauxita que es clave para la manufactura de aluminio. Irán ha producido polvo de aluminio durante años, principalmente para el uso en su programa de misiles en instalaciones secretas operadas por los Cuerpos de Guardia Revolucionaria Islámica, según reportó Reuters en junio.

Washington ha sancionado al sector de metal iraní, incluyendo compañías de aluminio, argumentando que están conectados a los programas nucleares, militares y de balística del país.

Se desconoce destino final del cargamento

Reuters no pudo determinar quién es el comprador del cargamento, ni su destino final. El Golsan, el buque de carga general con una capacidad de 22,882 toneladas, se encuentra navegando al Este a través del Océano Atlántico, pero su destino está indicado como el puerto de La Guaira en Venezuela, de acuerdo con datos de Refinitiv Eikon.

El navío es propiedad de Mosakhar Darya Shipping y es operado por Rahbaran Omid Darya, ambas compañías con sede en Teherán bloqueadas en 2018 cuando la administración de Trump impuso nuevas sanciones a cientos de compañías bancarias y de transporte iraníes, tras el retiro del país asiático del acuerdo nuclear.

Las compañías comparten una dirección, y Rahbaran Omid Darya no respondió a una solicitud de comentarios. Reuters no pudo ponerse en contacto con Mosakhar.

El Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de Venezuela y la misión de Irán a las Naciones Unidas tampoco quisieron hacer comentarios sobre el envío del cargamento.

Los dos países miembros de la OPEP han escalado sus vínculos comerciales en meses recientes, luego de que las sanciones de Estados Unidos han presionado a sus economías.

Irán envió a Venezuela cinco buques con combustible el pasado abril para ayudar a resolver la escasez de gasolina que había paralizado al país, y envió equipo por vía aérea para ayudar a reiniciar la producción en la refinería más grande de Venezuela.

Oficiales en Caracas y Teherán no han especificado cómo Venezuela pagará por los equipos de refinación y los cargamentos de gasolina. Oficiales de Estados Unidos aseguran que el presidente Nicolás Maduro está pagando con oro.

Irán abre primer supermercado en Venezuela y refuerza su alianza.

Los crecientes lazos económicos entre Irán y Venezuela han enojado a Washington, que busca derrocar al presidente Maduro y sabotear las ambiciones nucleares de Irán.

Este mes, la administración de Trump decomisó cargamentos de combustible a bordo de cuatro buques destinados para Venezuela, y sancionó a una compañía china que estaba asistiendo a Mahan Air, la aerolínea iraní que ayudó a enviar el equipo de refinación a Venezuela.

El cargamento de óxido de aluminio se da días después de que la televisión estatal de Venezuela reportó que Golsan estaba transportando fruta venezolana a Irán.

Al respecto, la embajada iraní en Caracas dijo en Twitter el pasado 22 de agosto que Venezuela había enviado un cargamento de mangos y piñas a Irán, como parte de “una relación comercial mutuamente beneficiosa”, junto con un video de camiones en el puerto de La Guaira en Venezuela.

Datos de Refinitiv Eikon muestran que Golsan viajó a La Guaira después de cargar en el puerto de CVG Bauxilium, una compañía estatal de producción de aluminio y bauxita, el pasado 19 de agosto.

Venezuela tiene poco uso doméstico para el óxido de aluminio, dado que las fundidoras están trabajando muy por debajo de su capacidad debido a la baja actividad económica.