7 de enero 2020 | 12:07 pm

Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), consiguió este martes el respaldo suficiente del Congreso para liderar un gobierno de coalición con Unidos Podemos con el que poner fin al largo estancamiento político que atraviesa España.

Sánchez fue refrendado en la presidencia del Gobierno con el voto positivo de 167 de los 350 diputados de la Cámara Baja, mientras que 165 votaron en contra y hubo 18 abstenciones. 

No hay otra opción (de gobierno). Es además la opción que obtuvo la victoria en las elecciones del 10 de noviembre,

dijo Sánchez durante su intervención antes del voto.

La primera prueba del nuevo gobierno será lograr la aprobación del presupuesto para 2020, que incluirá nuevos impuestos para los bancos en un intento de recuperar algo de los 60,000 millones de euros que España gastó en rescatar a su sistema financiero durante la crisis, destaca Bloomberg. 

Alza de impuestos

La llegada del gobierno de coalición significa un nuevo rumbo para el país ibérico y entre las medidas acordadas están el aumento de impuestos para los contribuyentes de altos ingresos y las grandes empresas.

La coalición planea una nueva tasa impositiva corporativa mínima de 15%, que aumentará a 18% para los bancos y las compañías de petróleo y gas. 

Sánchez prometió aumentar el impuesto sobre la renta personal de España para aquellos que ganan más de 130,000 euros (145,300 dólares) anualmente en dos puntos porcentuales y en cuatro puntos para aquellos con ingresos superiores a 300,000 euros. 

El impuesto sobre las ganancias de capital por encima de 140,000 euros aumentaría en cuatro puntos. Además se prevé un impuesto que apuntaría a las transacciones del mercado de valores.

 Incremento al salario mínimo 

Sánchez y Unidos Podemos acordaron elevar el salario mínimo al 60% del salario nacional promedio para el final del mandato de cuatro años del gobierno. 

Actualmente, el salario mínimo en España es de 900 euros al mes, es decir, 12,600 anuales, lo que representa alrededor del 45% del salario nacional promedio.

 También ha prometido proteger de la privatización servicios como el de la salud, educación, seguridad y apoyo social, vistos como herramientas en la lucha contra las desigualdades.

El nuevo gobierno ha planteado además planes para aplicar controles a las rentas y restricciones a los inversionistas en bienes raíces para tratar de incrementar el acceso a la vivienda, una de las principales exigencias de la juventud española. 

Futuro de la reforma laboral 

El gobierno de coalición busca dar reversa a la reforma laboral aprobada por el gobierno anterior y así fortalecer fortalecer la protección contra el despido por ausencias relacionadas con enfermedades. 

Además, las pensiones se reevaluarán según el índice de inflación de España y se aumentarán las pensiones mínimas.

Incluso tras seis años consecutivos de crecimiento económico, el desempleo en España se ubica en 14% y la tasa de desempleo de los jóvenes es de 33%, la mayor de la Unión Europea junto con Grecia, detalla Bloomberg.

Abrir diálogo con Cataluña

Otra de las medidas será la apertura del diálogo sobre el futuro de Cataluña, ciudad que busca independizarse de España, cuyas conclusiones se someterán a votación popular.

 Según Sánchez, el separatismo ha sido frecuente y ha sido el “único camino posible” hacia adelante, pero dejó en claro que cualquier negociación debe cumplir con la constitución, que defiende la integridad territorial de España.

Reducción de la deuda

En un guiño a Bruselas y para calmar las preocupaciones de los inversionistas, el gobierno de coalición acordó seguir reduciendo el déficit presupuestario y la deuda pública.