Twitter responsabilidad

10 de julio 2020 | 10:37 am

Jack Dorsey, cofundador de la red social Twitter, destinará tres millones de dólares a un programa denominado ‘Alcaldes a favor de una renta garantizada’. La intención de este ingreso básico universal es beneficiar hasta siete millones de estadounidenses de 14 ciudades, como Los Ángeles, Atlanta, Newark y Jackson.

Deberías leer: Ingreso Básico Universal, la idea que toma más relevancia ante la crisis del Covid-19

La renta garantizada o Ingreso Básico Universal es una cantidad de dinero pagada mensualmente y garantizada por el Estado a todos los ciudadanos. Finlandia, India, Irlanda, Canadá y Kenia, entre otros países, han hecho pruebas piloto.

Un ejemplo reciente es España. En mayo, el país europeo aprobó la creación de un ingreso mínimo vital de 462 euros (11,363 pesos aproximadamente) al mes para la población más desfavorecida, dijo el vicepresidente segundo Pablo Iglesias.

La idea del Ingreso Básico Universal vuelve a tomar fuerza ante la crisis de salud y económica provocada por la pandemia del COVID-19.

No es la primera vez

En abril de este año, Dorsey anunció una donación de 1,000 millones de dólares en acciones de Square, su compañía de pagos digitales, con el objetivo de hacer frente a la pandemia.

Dorsey tiene una fortuna estimada de 8,360 millones de dólares, de acuerdo con el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Otros estadounidenses que buscan poner en marcha esta idea es Andrew Yang, emprendedor y excandidato presidencial demócrata. Yang dijo en mayo de este año que entregaría 500 dólares a 20 neoyorkinos cada mes durante los próximos 5 años, para estudiar el impacto de esta medida

Uno de los retos de la universalidad son sus altos costos. Según estimaciones del Monitor Fiscal del Fondo Monetario Internacional, el Ingreso Básico Universal equivalente a 25% de la mediana del ingreso per cápita le costaría a una economía avanzada promedio el equivalente a 6.5% del PIB, y las estimaciones varían considerablemente según el país. Por lo tanto, debe analizarse conjuntamente con su financiamiento, para que tenga un efecto neutro en el presupuesto.