fbpx
Andrew Scheer, Justin Trudeau, Canadá

22 de agosto 2019 | 8:45 am

La disputa de Canadá con China ha sido un dolor de cabeza para el primer ministro, Justin Trudeau, y la disputa no muestra signos de desaparecer antes de que lance su candidatura para la reelección en octubre.

El mandatario dijo el miércoles que no intensificaría una profundización de la disputa comercial y diplomática, pero agregó que su gobierno no tenía intención de dar marcha atrás mientras defendía sus intereses.

La ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, ya advirtió que las relaciones con China siguen siendo “desafiantes”, pero tiene la esperanza de que lo discutido con su homólogo chino la semana pasada ayude a superar el estancamiento de los últimos ocho meses.

La discusión estalló en diciembre después de la detención en Canadá de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, por una orden de Estados Unidos y el posterior arresto de dos canadienses en Pekín por razones de “seguridad nacional”. 

China también ha bloqueado las importaciones de algunos productos canadienses, como la canola, la carne de cerdo y la carne de res

La disputa entre Canadá y China es un enfrentamiento entre “un ratón y un elefante”, dijo el presidente y director ejecutivo del Consejo Empresarial de Canadá, Goldy Hyder, que representa a muchas de las compañías más grandes del país.

“Lo que sea que haya estado sucediendo (detrás de escena), no ha funcionado. Y a medida que se acercan las elecciones, existe un mayor riesgo de que seamos exprimidos aún más y no sé cuál será nuestra respuesta”, dijo Hyder.

Mientras tanto, el bloqueo de China comienza a afectar económicamente a Canadá. Los productores de carne tendrán que encontrar compradores alternativos este año y los procesadores están comenzando a sentir la presión, dicen los grupos de la industria.

Sin un final de la disputa a la vista, también puede haber un costo político a pagar.

La semana pasada, Freeland dijo que el gobierno continuará negociando con China fuera del ojo público, un proceso que expone al gobierno a las críticas de su rival, el Partido Conservador.

Trudeau está encerrado en un empate estadístico en las encuestas de opinión con el líder conservador Andrew Scheer antes de las elecciones federales del 21 de octubre. Scheer lo ha atacado sin descanso por ser blando con China.

“Canadá está siendo intimidado por el gobierno chino y usted no ha hecho nada para defender a Canadá en respuesta”, escribió Scheer en una carta a Trudeau el mes pasado.

Scheer ha dicho que examinará la imposición de aranceles de represalia si es elegido y que el gobierno debe presentar una queja oficial ante la Organización Mundial del Comercio. El enfoque del gobierno, por otro lado, ha sido más moderado.

“Scheer está tratando de ganar puntos políticos en lugar de hacer de la seguridad de dos ciudadanos canadienses la prioridad”, dijo una fuente del gobierno que no estaba autorizada para hablar.

En una declaración escrita, la embajada china en Ottawa expresó su esperanza de que “no importa qué partido en Canadá llegue al poder (…) nuestras relaciones bilaterales volverán al camino correcto en una fecha temprana”. 

China espera que el ganador de las elecciones pueda “mostrar el coraje y la sabiduría y hacer esfuerzos conjuntos con China sobre la base del respeto mutuo y la igualdad para superar las dificultades actuales”, señaló.

La administración de Trudeau se ha acercado a los aliados en busca de apoyo. Muchos, incluidos la Unión Europea y Estados Unidos, han hecho declaraciones públicas pidiendo la liberación de los hombres canadienses.

Aún así, los comentarios de exembajadores canadienses en China parecen socavar el enfoque del gobierno destinado a evitar una mayor escalada.

Trudeau despidió a su embajador en China en enero por decir que Meng tenía un fuerte argumento legal para luchar contra la extradición. Otros dos exembajadores, después de criticar el manejo del asunto del gobierno, recibieron llamadas de un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores para instarlos a atenuar su retórica.

“Realmente habla del fracaso del primer ministro para hacer las cosas”, dijo una fuente cercana a Scheer. “No ha habido progreso. Necesitamos defender con más fuerza los mejores intereses de Canadá”.

Hyder, del Consejo Empresarial, dijo que la administración de Trudeau tiene una “visión romántica del mundo que no se basa en la realidad”, pero agregó que la solución de Scheer aumentaría las tensiones y que lo que se necesita es una “estrategia más pragmática y sensata” para “reducir la temperatura del conflicto”.

Roland Paris, exasesor de política exterior de Trudeau, dijo que Canadá tiene influencia limitada para contrarrestar la “diplomacia de rehenes” de China.

“No puedes simplemente hacer que desaparezca… Los chinos han dejado bastante claro que los dos canadienses no serán liberados mientras Meng permanezca bajo custodia”, dijo.

Con información de Reuters