25 de octubre 2021 | 8:01 pm

Miembros de la Casa Blanca y los demócratas del Congreso estadounidense se esfuerzan por finalizar un acuerdo sobre el paquete de gastos del presidente Joe Biden.

De acuerdo con la cadena de medios, CNBC, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, planea llevar un proyecto de ley de infraestructura bipartidista complementario al piso de la Cámara para su votación; dicho proyecto de ley ya se aprobó en el Senado y, si se aprueba en la Cámara baja, Biden podría convertirlo en ley esta misma semana.

Según el medio estadounidense, para satisfacer a los moderados clave en el Senado, el costo total del proyecto de ley de gastos se redujo drásticamente de 3.5 billones de dólares a un intervalo entre 1.5 y 2 billones. 

Del mismo modo, para reducir el precio general, los demócratas están tomando decisiones en las que varias de las promesas de la campaña de Biden se han abandonado por completo, como proporcionar un colegio comunitario gratuito e instituir un estándar de electricidad limpia con sanciones para los servicios públicos que no cumplan. Otros programas que inicialmente iban a ser permanentes expirarán en uno o dos años, como el crédito tributario por hijos y el Medicaid ampliado.

Otra disposición que se reformuló el lunes fue la licencia familiar pagada, una pieza distintiva de la promesa de Biden de que su proyecto de ley aliviaría la carga financiera de las familias trabajadoras.

Los demócratas inicialmente querían 12 semanas de licencia familiar y médica pagada garantizada para cada trabajador estadounidense, un beneficio que se proyectaba costaría casi 500,000 millones durante una década.

Sin embargo, a medida que avanzaron las negociaciones, ese plan se ha ido reduciendo. A fines de la semana pasada, la Casa Blanca estaba trabajando en un plan para proporcionar cuatro semanas de licencia pagada a los trabajadores de bajos ingresos, quienes tienen más probabilidades de trabajar en trabajos que no ofrecen licencia pagada.