23 de mayo 2019 | 9:16 am

Advertisement

Mientras China llama a Estados Unidos a corregir sus ‘acciones equivocadas’ para continuar con las negociaciones comerciales tras las restricciones aplicadas a Huawei, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advierte que más compañías estadounidenses cortarán relaciones con la empresa.

Pompeo declaró en una entrevista con CNBC que creía en un reporte del New York Times donde se afirma que China está utilizando la vigilancia de alta tecnología para someter a las minorías, incluidos los uigures musulmanes, y consideró que representa un riesgo real para la seguridad nacional de su país.

El país asiático ha sufrido un revés que está entorpeciendo las cadenas globales de suministros y produce fuertes caídas de las acciones de empresas de tecnología.

El conglomerado japonés Panasonic se sumó a la lista de compañías que dejarán de hacer negocios con Huawei, el segundo mayor proveedor mundial de teléfonos celulares y el mayor fabricante de dispositivos de telecomunicaciones, al decir que había detenido los embarques de algunos componentes.

La decisión ocurre un día después de que el fabricante de semiconductores británico ARM suspendió sus relaciones con Huawei para cumplir el bloqueo de suministros aplicado por Estados Unidos, una medida que podría afectar la capacidad del grupo chino de fabricar nuevos chips para sus futuros teléfonos móviles.

Huawei utiliza productos de ARM para diseñar los procesadores de sus dispositivos móviles.

“Si Estados Unidos quiere continuar con las conversaciones comerciales, debería mostrar sinceridad y corregir sus acciones equivocadas. Las negociaciones sólo podrán continuar sobre la base de equidad y respeto mutuos”, dijo el portavoz del Ministerio de Comercio en Pekín, Gao Feng.

“Seguiremos de cerca los acontecimientos relevantes y prepararemos las respuestas necesarias”, agregó, sin ofrecer detalles.

El grupo japonés Toshiba reanudó algunos de sus embarques a Huawei luego de haberlos suspendido temporalmente para averiguar si estos incluían componentes fabricados en Estados Unidos.

“Lo que estamos viendo es una posible reconfiguración del comercio global establecido desde la Segunda Guerra Mundial. Los inversionistas deben estar pensando en qué tan expuestas están sus carteras al impacto en las cadenas de suministros”, comentó el jefe de estrategias de activos de Saxo Bank,   Peter Garnry, en una nota titulada: ‘¿Están listos para una guerra fría tecnológica?’.

El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, declaró este jueves a la revista financiera Caixin que no consideraba que la decisión de ARM en torno a la suspensión de sus negocios fuera a tener un impacto en la empresa china.

Pero expertos de la industria han cuestionado las declaraciones de Huawei minimizando los efectos de las restricciones, que van a dificultar la capacidad del grupo tecnológico de hacer negocios con empresas estadounidenses.

En tanto, no se esperan más conversaciones sobre comercio entre las autoridades chinas y estadounidenses tras la última ronda que finalizó el 10 de mayo, el mismo día en que el presidente Donald Trump decidió elevar los aranceles sobre importaciones bienes chinos por valor de 200,000 millones de dólares.

China tomó represalias desde entonces con sus propios grávamenes, lo que llevó a Trump a apuntar a Huawei, llevando a la guerra comercial en una nueva fase.

Advertisement