fbpx

13 de mayo 2019 | 8:02 am

El Gobierno Federal firmó un acuerdo con bancos para ampliar el fondo revolvente de Pemex, que ya estaba establecido a tres años, pero pasa a cinco años, con una tasa de interés menor y por un total de 8,000 millones de dólares.

Durante su conferencia matutina este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que el fondo pactado con HSBC, JP Morgan y Mizuho Securities se va a utilizar solo si es necesario, ya que el objetivo sigue siendo no endeudar al país en términos reales.

“Esto demuestra la confianza que hay en México y en su gobierno (..), que los bancos nos están dando su confianza, lo cual agradecemos mucho porque pese a la desinformación, a la manipulación, de querer sembrar la percepción de que no va bien la economía, de que hay una enorme deuda en Pemex, inmanejable, a pesar de eso, quienes tienen información verdadera saben que la economía va bien, que la deuda de Pemex es manejable”, expresó.

El director de Pemex, Octavio Romero, detalló que tras cinco meses de negociaciones, Pemex alcanzó el acuerdo para refinanciar una parte de su deuda por 2,500 millones de dólares y renovar dos líneas de crédito revolventes hasta por 5,500 millones de dólares”.

“No estamos contratando deuda adicional para Pemex, estamos mejorando las condiciones financieras de lo que ya se debía en la anterior administración tanto emplazas como en tasas en relación con emisiones de deuda en el mercado actual”, señaló Romero.

A la firma del acuerdo acudieron los tres representantes de los bancos que firmaron el acuerdo con Pemex.

“Es una muestra de la confianza que tiene HSBC en Pemex, en México y en su actual administración. los recursos de este nuevo crédito serán utilizados para refinanciar las líneas de crédito existentes por lo que será para darle una mayor estabilidad a los recursos de Pemex en el corto y mediano plazo”, aseguró el CEO de HSBC México, Nuno Matos.

Nuno detalló que la tasa del crédito revolvente es Libor más 2.35%, es decir, 4.85%.

El director de JP Morgan en México, Felipe García Moreno, reconoció “el compromiso absoluto que ha mostrado el señor presidente alrededor de Pemex, lo cual nos da una gran confianza para entrar en esta operación crediticia. Nos da gusto ser parte de este crédito, que será el más grande que haya pedido Pemex”.

En febrero, junto a BBVA Bancomer, Citi y Fitch Ratings, JP Morgan calificaron de “insuficiente, decepcionante y de naturaleza paliativa” el plan de fortalecimiento a Pemex que anunció López Obrador por 107,000 millones de pesos para 2019, que elevaría 36% su inversión y contempla la capitalización por 25,000 millones de pesos incluida en el Presupuesto de Egresos.

Asimismo, el director general de Mizuho Securities, Jerry Rizzieri, expresó que esta transacción “confirma el amplio respaldo de la comunidad financiera a la empresa más importante del país” y aseguró que México es un socio clave que esperemos que la transacción impacte positivamente la salud financiera y los prospectos futuros de Pemex”.

Quitan carga fiscal a la petrolera

Más tarde, Hacienda informó en un comunicado que Andrés Manuel López Obrador firmó este lunes un decreto que contiene estímulos fiscales para contribuir a la salud financiera de Pemex, así como fomentar sus actividades de exploración y extracción de hidrocarburos.

Los incentivos consisten en un aumento en los límites de costos, gastos e inversiones en asignaciones en aguas someras y áreas terrestres que puede deducir la empresa para el cálculo del derecho por la utilidad compartida.

Bajo la normatividad vigente, la petrolera puede deducir hasta 12.5% del valor anual de la producción, y con los estímulos podrá deducir hasta 35% del valor de los hidrocarburos extraídos en aguas someras y hasta 40% del valor de la producción de áreas terrestres.

Estos parámetros son más cercanos a los establecidos para el régimen fiscal de contratos y a las mejores prácticas internacionales, según el gobierno.

Hacienda afirmó que la medida beneficia a una producción potencial de 250,000 barriles diarios y es complementaria a los estímulos emitidos el 18 de agosto de 2017, con lo cual la producción total que sería sujeta de este tipo de incentivos fiscales llega a 400,000 barriles diarios, cerca del 25% de total.

Después del anuncio, los bonos de Pemex a 10 años reaccionaron favorablemente,  luego de que cayeran bruscamente durante el anuncio.

Bonos Pemex

(Bloomberg)