19 de febrero 2019 | 8:57 am

Un indicador trimestral del comercio mundial de bienes cayó este martes a su nivel más bajo en nueve años, lo que debería alertar a las autoridades sobre una mayor desaceleración si continúan las tensiones comerciales, advirtió la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El indicador trimestral de perspectivas de la OMC, compuesto por siete factores que impulsan el comercio, mostró una lectura de 96.3, la más débil desde marzo de 2010 y menor al nivel de 98.6 registrado en noviembre. Una lectura por debajo de 100 señala un crecimiento inferior a la tendencia comercial.

El indicador trimestral se basa en el volumen durante el trimestre anterior del comercio de mercancías, pedidos de exportación, fletes aéreos internacionales, tráfico portuario de contenedores, producción y venta de automóviles y componentes electrónicos y materias primas agrícolas.

Esta sostenida baja del dinamismo resalta la urgencia de reducir las tensiones comerciales, que junto a los continuos riesgos políticos y la volatilidad financiera podrían anticipar una desaceleración económica más amplia”, explicó la OMC en un comunicado.

La OMC pronosticó en septiembre pasado que el crecimiento del comercio mundial se desaceleraría a 3.7% en 2019 desde 3.9% estimado en 2018, pero podría haber una desaceleración más pronunciada o un rebote dependiendo de las decisiones políticas.

Las tensiones comerciales internacionales podrían aumentar el próximo mes si Estados Unidos y China intensifican su guerra arancelaria, algo que podría tener consecuencias negativas para el sistema de comercio mundial, según la agencia de comercio de Naciones Unidas (UNCTAD).

Una nueva ronda de conversaciones entre Estados Unidos y China se llevará a cabo en Washington a partir de hoy. Más tarde en la semana se realizarán sesiones de seguimiento a un nivel superior, anunció la Casa Blanca ayer luego de una ronda de diálogos efectuada en Pekín la semana pasada.

Un nuevo frente de la guerra comercial se abriría si Donald Trump decide imponer aranceles a las importaciones de vehículos y autopartes, bajo la justificación de la seguridad nacional, pues la Unión Europea ya advirtió que “reaccionará de manera rápida y adecuada”.

Con información de Reuters