fbpx

21 de mayo 2019 | 11:11 am

La economía mexicana podría mostrar un crecimiento moderado apoyado por la inversión en infraestructura y el consumo interno, dijo la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en la versión preliminar de sus Perspectivas Económicas 2019.

La OCDE mantuvo su estimación de crecimiento para la economía mexicana en 1.6% para 2019 y una expansión de 2% para 2020.

¿Cuánto crecerá la economía de México en 2019 y 2020? Conoce los pronósticos de organismos internacionales, bancos y casas de bolsa

Las exportaciones a Estados Unidos continuarán apoyando al avance de la economía mexicana aunque a tasas más bajas, estimó la organización, debido a una gradual desaceleración de la economía estadounidense.

Para impulsar la productividad y el empleo formal, es necesario incrementar la inversión privada, destacó la OCDE, y la incertidumbre política podría restringirla.

“La incertidumbre política, el proteccionismo creciente y la no ratificación del acuerdo comercial con los Estados Unidos y Canadá siguen siendo riesgos negativos para las perspectivas, ya que reducirían las exportaciones y reducirían aún más la inversión”.

Sin embargo, tras la eliminación de aranceles al acero y aluminio entre los integrantes del T-MEC, las probabilidades de aprobación del acuerdo comercial aumentan, lo que eliminaría esa incertidumbre.

La OCDE considera que la seguridad política, la mejora en el estado de derecho y una reducción de la violencia respaldarán el entorno empresarial y se observará una mejora en el bienestar social.

Recomendaciones de OCDE para México

El gobierno debe mantener la prudencia fiscal y comprometerse a mantener la relación deuda pública/PIB, dijo la OCDE, 

Debido al comportamiento del PIB -que descendió 0.2% en el primer trimestre, respecto al previo- al igual que los ingresos tributarios, los ajustes en el gasto serán necesarios, pronosticó la organización.

“Aunque se está buscando inversión privada para mejorar los puertos y ampliar la red ferroviaria, es probable que la inversión pública planeada en el sector energético sea incompatible con la estabilidad del ratio de deuda sobre PIB, en un contexto de rigidez presupuestaria e ingresos tributarios constantes”, detalló.

El organismo reconoció que el gasto social ha aumentado gracias a un mayor desembolso en pensiones y becas, sin embargo, dijo que se necesita mayor inversión en las escuelas en áreas desfavorecidas, lo que disminuiría las altas desigualdades existentes.

También se debe expandir el acceso a la educación de primera infancia de calidad -guarderías- y a precios accesibles, para potenciar los resultados educativos y acrecentar la equidad, además de facilitar la inclusión de las mujeres en el mercado laboral, dijo la OCDE.