9 de enero 2021 | 5:00 am

La implementación de una moneda digital por parte de los bancos centrales alrededor del mundo comienza a tomar fuerza, pero ¿cuál sería el impacto si Banxico hace lo mismo?

Una moneda digital amplía las oportunidades para que las personas y empresas hagan transacciones y actúa como complemento al dinero en efectivo, pero en la marcha se presentan retos para México, principalmente porque no hay una elevada inclusión financiera, según un análisis realizado por el director de Estudios Económicos de Citibanamex, Sergio Kurczyn. 

Aunque Banxico por el momento no planea lanzar una moneda digital ‘CBDC’ (Central Bank Digital Currency), varios bancos centrales ya dieron el primer paso con pruebas piloto, como China.

En 2021, Japón iniciará con el uso de su moneda digital, mientras que el Banco Central Europeo ya debe prepararse para la sustitución del efectivo, según Fabio Panetta, miembro del ente monetario. 

“Las necesidades a satisfacer y los desafíos a enfrentar de esas monedas digitales potenciales de los bancos centrales son en cierta medida diferentes para los países de monedas fuertes (países desarrollados grandes) que para los países en desarrollo”, escribió Kurczyn.

Para México, el directivo recalca que, además de la baja inclusión financiera, el reto se encuentra en el acceso que pueden tener los mexicanos que trabajan en Estados Unidos “y sobre el tipo de acuerdos con ese país respecto a las transferencias”.

La implementación en el país deberá contar con la postura de los participantes del sistema financiero y el Congreso, principalmente, pues ponerla en circulación cambiaría sustancialmente el sistema financiero y requeriría ajustes a las leyes.

El efecto sobre el sistema monetario y financiero mexicano dependerá del diseño de las MDBC (Moneda Digital del Banco Central): el peso internacional del país donde se emita, montos, límites por persona/empresa, acceso por no residentes de esos países donde se creen, acuerdos internacionales

plantea Kurczyn

Banxico debe tomarlo con calma y analizar bien el uso de una moneda digital. De hecho, el exgobernador del banco central, Agustín Carstens ha dicho que “no hay lugar para el error en la implementación de pagos digitales”.

Aunque Kurczyn considera que se puede aprender de otros países, el costo de retrasarse puede ser elevado dado el contexto global, pero pronostica que Banxico emitiría su moneda digital en el mediano o largo plazo.