9 de agosto 2021 | 5:00 am

Implementar gas natural en las colonias, como lo propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador implica destinar mayores recursos para desarrollar la infraestructura requerida, así como agilidad en los permisos que se requieren para construirla.

Al contar con la infraestructura adecuada de distribución de gas natural permitiría reduciría el gasto actual que tienen los hogares por gas Licuado de Petróleo (LP) y daría mayor seguridad, ya que sería menor el riesgo que generan las fugas.

Para adaptar el gas natural a las colonias se requiere inversión en infraestructura para ‘anillar’ las casas. Los retos son las inversiones, la agilidad en los permisos municipales, estatales y federales, tanto de construcción como de distribución, de inversión directa, de infraestructura para enterrar los tubos en la vías, para a condicionar las casas y medir el consumo

dijo a EL CEO el presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural Vehicular, Andrés Bayona.

El gas natural tiene condiciones distintas al gas LP porque en su estado normal es  gaseoso y se transporta por ductos de 20 a 40 pulgadas de diámetro, que son propiedad de Pemex o administrados por Cenagas para distribuirse, explicó.

Repartidores de gas LP sin certeza de un acuerdo con el gobierno por baja de precios

La semana pasada,  el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso crear infraestructura para distribuir gas natural en las colonias, y de paso, tapar los baches de las calles.

Bayona comentó que para lograr esta propuesta es necesario un cambio o una facilidad normativa para agilizar el proceso de permisos e inversión.

Las restricciones están en los permisos municipales porque ya existen normas muy claras de parte del gobierno federal. Hay normas de distribución urbana para conectar los tubos, para construir los canales. Lo complicado ha sido siempre el tema de los permisos en los mismos municipios

A ese reto, se suma un aspecto cultural, ya que las comunidades están más familiarizadas con el gas LP que con el gas natural.

“La gente piensa que el gas natural es más peligroso, pero es un gas noble, porque si existe una fuga, por ser más liviano que el aire se expande en la atmósfera, no es como el gas LP que si hubiera un fuga, es más pesado que el aire y puede generar una explosión”.

Gobierno juega a las vencidas con gaseleperos; sigue riesgo de desabasto

Llaman a la CRE a autorizar permisos

El presidente de la AMGNV expuso que están a la espera de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) autorice 37 estaciones de servicio para que las unidades vehiculares carguen gas natural vehicular, ya que ahora solo hay 66 estaciones que se han construido en los últimos 20 años.

Tristemente tenemos inversionistas con proyectos de año y medio o dos, que están construidos y esperando el permiso, están frenados totalmente

indicó.

Destacó que los permisos frenados son de estaciones de gas natural vehicular, comprimido, licuado, que se instalan en ciertas zonas de la ciudad, y que algunos son de proyectos nuevos y otros para amplificación.

Detalló que cualquier vehículo que tenga combustión interna puede recibir gas natural a través de un equipo de conversión y que hay vehículos que ya se venden fabricados para consumir gas natural. Principalmente son autobuses y tractocamiones, de los cuales hay cerca de 64,000 en el país y son de alto consumo.