30 de junio 2022 | 5:00 am

Advertisement

La travesía de Gerardo Esquivel Hernández en la Junta de Gobierno de Banco de México (Banxico) podría concluir el 31 de diciembre de este año y en lo que llega a su fin, el banco central volverá a vivir cierta incertidumbre por los candidatos que pueda elegir el presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Para economistas consultados por EL CEO, con el nombramiento de Victoria Rodríguez Ceja como gobernadora del banco central, no descartan otra sorpresa por parte del mandatario, quien a lo largo de su sexenio ha puesto entredicho la autonomía de Banxico.

 En la cabeza del presidente, cualquier persona de su círculo que haya sido lo suficientemente leal y que tenga el título de Economía va a ser bueno (…) No dudo que Victoria haya sido buena funcionaria, pero saltar de ahí a Banxico fue muy arriesgado

consideró Marco Oviedo, economista independiente. 

Esquivel Hernández llegó a Banxico en enero de 2019, y aunque por Ley los subgobernadores ocupan dicho cargo por ocho años, la posible salida será porque entró en sustitución de Roberto del Cueto Legaspi, quien renunció por motivos de salud en noviembre de 2018.

De acuerdo con el artículo 41 de la Ley de Banxico, los miembros que cubran vacantes que se produzcan antes de la terminación del periodo respectivo, durarán en su cargo solo por el tiempo que faltare desempeñar al sustituido.

Gabriel Casillas, economista en jefe para Latinoamérica de Barclays ve muy posible que Esquivel pueda ser reelegido y de ser así, permanecerá ocho años más en Banxico, lo cual lo califica como positivo.

 Esquivel trajo un espectro más grande del estudio de la economía al ser especialista de finanzas públicas de pobreza y es muy importante que Banxico tenga esa arista. El mandato de Banxico es combatir la inflación y sabemos que la inflación impacta más a las personas más vulnerables

 dijo Casillas

Un punto que juega a favor de Gerardo Esquivel para continuar como miembro de la Junta de Gobierno, es su edad, pues tiene menos de 65 años de edad, límite establecido en la Ley de Banxico.

Preferible, alguien que venga de Banxico

En caso de que haya un nuevo integrante, el socio consultor de MAAT Asesores, Federico Rubli, considera que lo ideal es que sea alguien con carrera previa en Banxico.

En la actual junta de gobierno, nadie procede del interior del banco. Se tienen muchas ventajas cuando se asigna alguien del interior de Banxico porque conoce la memoria institucional del banco y cómo opera

dijo Rubli.

El director de inversiones en Franklin Templeton, Luis Gonzali, agregó que AMLO buscaría a un hombre para mantener paridad de género y coincidió en que lo ideal sería alguien interno de Banxico.

Esquivel, un perfil disidente y heterodoxo

La llegada de Esquivel fue bien recibida por los mercados, pues el economista de la UNAM, maestro en la materia por El Colegio de México y doctor en Harvard, cumplía con las credenciales para asumir el cargo. 

No obstante, su postura disidente ha levantado más de una ceja, especialmente porque Esquivel no se ha doblado ante una implícita tradición económica de que subir la tasa de referencia será siempre la solución para controlar la inflación, un mandato que sigue a punta de ley Banxico. 

Esquivel ha puesto sobre la mesa temas que suelen ser incómodos o que son difíciles de empujar en una situación en la que la economía mexicana ha enfrentado problemas financieros por malos manejos macroeconómicos del pasado como la crisis del 82

expuso Oviedo.

Esquivel ha participado en 29 reuniones de política monetaria y ha sido el voto disidente en 11 ocasiones.

Antes de la llegada a Banxico, Esquivel mostró un “perfil heterodoxo”, pero en estos tres años y medio se ha moderado, planteó Rubli.

Esquivel se moderó muchísimo desde que llegó a Banxico y se dio cuenta de las implicaciones y complicaciones de la política monetaria

subrayó Rubli.

Para Casillas, en el 90% de los votos disidentes de Esquivel, “ha hecho una argumentación rigurosa, concisa e incluso del lado correcto”.

Diferencias entre Esquivel y AMLO

Desde antes de que Gerardo Esquivel llegara a Banxico, su relación con el presidente López Obrador parecía cercana. De hecho, en un inicio, Esquivel formaba parte del equipo de Carlos Urzúa e iba a fungir como subsecretario de egresos en Hacienda.

Pero la renuncia de Roberto del Cueto, cambió la carrera del economista de la UNAM y llegó a Banxico con el aval del Ejecutivo y del Legislativo. 

A partir de entonces, la relación con López Obrador parece deteriorarse. Entre las diferencias que han tenido, destacan:

El uso de reservas internacionales para pagar deuda pública

El presidente quería hacer uso de los Derechos Especiales de Giro (DEG) que el FMI otorgó a varios países para enfrentar la crisis por el COVID-19. 

Esquivel ‘ultra tecnócrata’

Tras la postura de Esquivel sobre los DEG y que deben formar parte de las reservas internacionales, AMLO lo llamó “ultra tencnócrata”.

Se volvió ultra tencnócrata diciendo ‘no se puede lo que plantea el presidente’. No se puede porque no se quiere, con todo respeto son muy cuadrados

dijo AMLO en agosto del año pasado.

Remanentes de operación

A inicios de 2021, López Obrador pidió al banco central adelantar parte del remanente de operación que reporta Banxico cuando obtiene utilidades por el manejo de las reservas internacionales.  

Pero por ley, Banxico debe entregarlo un año después y al final, no hubo remanente que entregar. 

Miguel Moscosa y Elizabeth Albarrán