discriminacion-por-orientación-sexual

17 de julio 2022 | 5:00 am

Advertisement

La discriminación por orientación sexual a la comunidad de lesbianas, gays y bisexuales (LGB) le cuesta a México cerca de 80,000 millones de dólares, de acuerdo con la Federación Mexicana de Empresarios LGBT (FMELGBT).

Además del costo que genera la discriminación a esta comunidad, el Inegi dio a conocer recientemente que el 28.1% de las cinco millones de personas LGBTQ+ y otros grupos que no están representados en esta sigla de diversidad sexual, recibió un trato discriminatorio o desigual en el trabajo en el último año, e incluso burlas y ofensas dentro de su espacio laboral.

Ante este escenario, Adecco México y la Federación Mexicana de Empresarios LGBT lanzaron un programa nacional para impulsar la inclusión laboral de grupos vulnerables y así generar oportunidades de empleo formal para la comunidad LGBT.

De acuerdo con su iniciativa TogetherForInclusion, cada año seleccionarán un nuevo grupo para abordar su inclusión laboral, a través de alianzas con el sector empresarial, cámaras y fundaciones.

La discriminación a las personas LGB no solamente las vulnera, sino que al final también tiene un impacto económico, es por ello que tenemos que romper esas barreras

dijo César Casas Ferrer, fundador y presidente de la FMELGBT como parte del lanzamiento de la iniciativa TogetherForInclusion.

Te puede interesar: 64.3% de las personas LGBT+ en México tiene trabajo

Más inclusión en el mercado laboral

El CEO de Adecco México, Francisco Martínez Domene, compartió que dicha iniciativa busca que funcione para todas las personas, independientemente de su origen, edad, orientación sexual o discapacidad. 

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y de Género (ENDISEG) 2021 del Inegi, el 64.3% de las personas que forman parte de la comunidad LGBTQ+ cuenta con un trabajo, que contrasta con el acceso a trabajo de personas que no forman parte de la comunidad, con 66.1%.

Si bien no parece una gran diferencia, pero en proporción sí lo es, considerando que en el país solo una de cada 20 personas se considera de la comunidad LGBT+.

El CEO de Adecco apuntó que todavía existen muchas barreras que impiden a este grupo poder encontrar un empleo, ya no solo para el colectivo LGBT sino también para personas con discapacidad, personas mayores de 45 años e incluso mujeres.

Martínez Domene comentó también que México tiene que mejorar en temas de inclusión, por ello las organizaciones privadas como Adecco complementan el trabajo institucional que deben hacer los diferentes gobiernos para ayudar a estos colectivos, cuya iniciativa se llevará a cabo con empresarios LGBT del país.

El programa pretende enseñar al mercado laboral a ser inclusivo, porque una empresa que es inclusiva y que gestiona adecuadamente la diversidad es una empresa mucho más rica y más exitosa que cualquier otra que no promueve la inclusión dentro de su equipo de Recursos Humanos

aseguró.


Lee también: Mujeres lideran terreno en psicología, pero ganan menos que hombres

¿Qué necesita una empresa para trabajar la inclusión en grupos LGBT?

El fundador de la FMELGBT, César Casas Ferrer, compartió que para abordar los temas de diversidad e inclusión en la atracción de grupos LGBT o cualquier otra comunidad vulnerable, las empresas deben contar con un código de ética, o bien, una política de diversidad.

En la política de diversidad de inclusión se habla que dentro de la organización no se aceptan casos de discriminación por ninguna circunstancia, identidad, orientación, expresión de género, capacidades, color de piel, origen etnico o apariencia física

mencionó Casas Ferrer.

La empresa también debe contar con dos comités: uno de vigilancia y uno de diversidad; además, debe existir una figura líder que acompañe a las personas pertenecientes al grupo vulnerable, cuyo trabajo consistiría en asegurar que se lleven a cabo los mecanismos necesarios de diversidad e inclusión.

Mientras que en el área de recursos humanos, se deberán vigilar los procesos de reclutamiento, la atracción y la selección del personal, así como las prestaciones y beneficios para todas las personas, un trato igualitario, política de maternidad y paternidad y una cadena de suministro incluyente.

La empresa debe asegurar que está contratando al personal por sus capacidades, experiencia y conocimientos; ningún perjuicio le debe quitar méritos a las personas que están aplicando en el trabajo, que no exista ningún sesgo que evite a la persona tener el acceso al empleo

dijo.

Continúa leyendo: LGBTQ100: de la lucha social a los mercados; índice con rendimiento a doble dígito y supera al S&P 500