Cuatro bancos en México concentran el 38% de las herramientas digitales

24 de marzo 2022 | 5:00 am

Advertisement

Rodrigo A. Rosales

El impacto negativo de la pandemia de COVID-19 en los hogares mexicanos todavía se resiente en el comportamiento del crédito al consumo.

Al cierre del 2021, la cartera vigente de crédito al consumo de la banca múltiple ascendió a 1.0 billones de pesos corrientes, monto que significó una caída anual de 0.8% en términos reales, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Esta disminución es la segunda de forma consecutiva, ya que en el 2020 la baja fue de 11.6%, año que comenzó la emergencia sanitaria. Desde la crisis económica 2008-2009 este indicador no registraba dos variaciones negativas al hilo.

Puedes leer: ABM y Hacienda afinan detalles para lanzar plan de créditos a las MiPymes

Tarjetas de crédito, a la baja

El principal componente del consumo es el correspondiente a tarjetas de crédito, que concentró 37.5% del total del saldo vigente; al cierre del año pasado presentó una contracción de 1.2% real.

Por peso, le siguió el crédito de nómina, con 26.8% de los 1.0 billones de pesos de la cartera vigente. Este rubro creció 2.3% al ser más accesible para los trabajadores mexicanos.

En el tercer rubro se ubicaron los créditos personales con una concentración de 16.4%; estos se contrajeron 3.8% a tasa anual real durante el 2021.

Mientras en cuarto lugar se ubicó el crédito automotriz, con 14.4% de la cartera vigente del sector consumo, registrando una caída de 6.1%, provocada principalmente por el déficit de semiconductores a nivel mundial que retrasó la producción de vehículos.

Los últimos tres apartados mostraron aumentos, sin embargo, su participación en la cartera vigente del crédito al consumo de la banca múltiple es baja.

Se tratan de adquisición de bienes muebles (peso de 2.4%), otros créditos de consumo (2.4%) y operaciones de arrendamiento capitalizable (0.01%), los cuales obtuvieron incrementos reales de 16.5, 11.8 y 2.3%, respectivamente.

El consumo privado por parte de la demanda agregada, que es el indicador más importante de la economía mexicana con una participación de 64.6% del PIB nacional, presentó una disminución de 3.9% en el 2021, en relación a las cifras de hace dos años.