fbpx
ny, nueva york, buildings, edificios

27 de noviembre 2019 | 10:38 am

El crecimiento de la economía de Estados Unidos en el tercer trimestre fue más sólido respecto al dato preliminar oficial.

El Departamento de Comercio revisó este miércoles al alza el dato del Producto Interno Bruto (PIB) para el periodo a 2.1% anualizado, desde la cifra preliminar de 1.9%.

Analistas esperaban que el indicador se mantuviera en la estimación previa tras registrarse aumentos del PIB de 2% en el segundo trimestre y de 3.1% en el primero.

El dato de la economía estadounidense se da a conocer un par de días después de que en México se ajustara a la baja el PIB del país, cuyo dato reveló un estancamiento en el tercer trimestre.

El dato publicado este miércoles es la segunda estimación del gobierno de Estados Unidos y aún falta el dato definitivo que se publicará más adelante.

Otros indicadores mejor a lo previsto

Las inversiones empresariales en Estados Unidos habían marcado un retroceso de 3% en la primera estimación del PIB, fundamentalmente debido a las tensiones comerciales que atrasan la toma de decisiones, pero al final ese retroceso fue de 2.7%.

En tanto, el consumo, tradicional motor de la economía con una incidencia de 70% en el PIB estadounidense, se mantuvo sólido con un aumento de 2.9%, con un fuerte repunte de 8.3% en los gastos en bienes duraderos, como vehículos o electrodomésticos.

El mercado inmobiliario avanzó 5.1%, el mayor crecimiento en dos años, ante las bajas tasas de interés. La Reserva Federal (Fed) ha recortado en tres ocasiones seguidas su tasa de referencia y no descarta tasas negativas más adelante si hay condiciones a fin de mejorar la competitividad de Estados Unidos.

En plena guerra comercial con China, las exportaciones se recuperaron ligeramente al subir 0.9%, desde el 0.7% preliminar. En el segundo trimestre los envíos habían descendido 5.7%.

Las importaciones también registraron un aumento de 0.8%, mayor a lo inicialmente estimado.

Sin embargo, estas positivas revisiones se vieron contrastadas por una revisión a la baja del gasto público, que avanzó 1.6%, menos que el 2% estimado inicialmente.

Con información de AFP