coca-cola-refrescos-precios

2 de junio 2022 | 5:05 pm

Advertisement

Si bien Coca-Cola Femsa anunció el aumento de 6.6% en el precio de su gama de productos a partir del próximo lunes, estos ya registran desde al menos este año elevados niveles inflacionarios, aunque en otros casos se alcanzan máximos de más de dos décadas.

Considerando el portafolio de bebidas de la compañía, la leche fue el producto que presentó el mayor incremento en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) durante la primera quincena de mayo.

De acuerdo con el INPC que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la inflación anual de la leche pasteurizada y fresca, producto básico en los hogares del país, llegó a 12.46%, la variación más elevada en más de 14 años.

A la leche le siguió el rubro de jugos o néctares envasados, pues la inflación ascendió a 11.22%, una tasa no vista en más de 22 años.

Refrescos suman 13 meses con inflación arriba de 6%

El tercer producto con la inflación más alta fue el refresco, bebida emblemática de Coca-Cola FEMSA y de mayor consumo de las familias mexicanas.

No dejes de leer: ¿Cuánto recibió el gobierno por el cobro de impuestos en productos que dañan la salud?

El nivel inflacionario del refresco fue de 6.45% anual, resultado con el que hiló 13 meses con variaciones superiores a 6%.

También destacan las alzas del INPC de leche de soya (4.72%) y agua embotellada (5.35%).

En el caso de la leche de soya, ostenta cinco meses con incrementos por arriba de 4%, mientras el agua embotellada obtuvo su mayor variación en más de 16 meses.

Así, el anuncio de Coca-Cola Femsa y la inflación que muestra el portafolio de productos de la compañía, que son bebidas cotidianas en la mesa de los hogares del país, presionará más el bolsillo de los mexicanos.

Inelasticidad y finanzas públicas

Una de las ventajas de la compañía es que el aumento en los precios del refresco no impactaría al consumo, debido a la inelasticidad de la bebida, es decir, la gente seguiría comprando al costo que sea.

Lo anterior es una buena noticia para las arcas del gobierno, ya que se no se afectaría la recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que se cobra en alimentos y bebidas que dañan la salud.

Durante el primer cuatrimestre del año, el IEPS que se cobra en los cigarros, cerveza, alcohol, refrescos y comida con alto contenido calórico sumó 62,032 millones de pesos, que representó un incremento de 7.4% a tasa anual real.